Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Comisión Europea rebaja en 5 décimas la previsión de crecimiento de España

El PIB español crecerá este año el 2,2%, según la Comisión Europea (CE), que ha rebajado en cinco décimas su anterior previsión, y en 2009, el avance será del 1,8%, debido sobre todo a la contracción del sector inmobiliario. La nueva previsión es una décima menos que la última realizada por el Gobierno. Según la CE la tasa de paro llegará al 10'6% en 2009.
Considera Bruselas que el mercado de la vivienda atraviesa un proceso de "ajuste estructural" que puede dejar el sector en sólo una tercera parte de su tamaño actual en el plazo de tres años, y que afectará a la creación de empleo y al consumo privado.
El Ejecutivo de la UE prevé una fuerte desaceleración del empleo este año y el próximo (con avances del 1,3% y 0,7%, respectivamente) y, como resultado, la tasa de paro subirá al 9,3% de la población activa en 2008 y llegará al 10,6% en 2009.
En línea con esa evolución, también se moderará la renta disponible de las familias, lo que, unido al endurecimiento del crédito, tendrá efecto en el consumo privado. Sin embargo, Bruselas cree que la ayuda de 400 euros que el Gobierno dará a los contribuyentes y pensionistas en el segundo semestre incentivará el gasto.
Adiós al superávit
El conjunto del paquete fiscal anunciado por el Ejecutivo (con un coste de 6.000 millones de euros) se llevará gran parte del superávit público, que pasará del 2,2% logrado en 2007 al 0,6% este año. La Comisión advierte de que si la contracción económica es este año más brusca de lo previsto, ese saldo positivo podría incluso desaparecer, algo que en cualquier caso sucederá en 2009.
La progresiva desaceleración de la demanda interna (derivada de la caída de la inversión, sobre todo en vivienda, y de la pérdida de impulso del consumo) será parcialmente compensada por la mejora del saldo exterior (que restará 0,4 décimas al crecimiento en 2008 y aportará 0,3 décimas en 2009).
Menos competitivos
Bruselas incide en que el diferencial de precios de España con sus socios del euro se mantendrá en torno a un punto porcentual, con lo que se seguirá debilitando su posición competitiva.
Según sus previsiones, la inflación, impulsada por el crudo y los precios de los alimentos, continuará alrededor del 4% hasta final de año, aunque bajaría al 2,6% de media el año próximo. La Comisión precisa que la evolución de la economía española podría ser más favorable gracias al aumento de la población.   LA