Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EL Comité Mixto de frutas y hortalizas de la UE critica el reconocimiento del ajo chino de Jinxiang

El Comité Mixto de frutas y hortalizas de la Unión Europea, reunido en Italia ha manifestado una rotunda crítica y malestar por el más que probable reconocimiento por parte de la UE del Ajo de Jinxiang como figura de calidad alimentaria (IGP) y su amparo en el ordenamiento jurídico comunitario. Se interpreta esta supuesta medida, como una agresión a los profesionales ajeros europeos.
Según la solicitud presentada por China, se trata de un ajo producido en la región del mismo nombre en una extensión de 40.000 hectáreas y una producción potencial de 720.000 toneladas, ha informado en nota de prensa Cooperativas Agroalimentarias.
Para tener una visión de lo que esto representa, y la amplísima zona de producción que se quiere amparar bajo un distintivo de calidad que supuestamente garantizaría la homogeneidad y calidad del producto, sirva como ejemplo que solo en España, según el Avance de Superficies del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino, se sembraron en 2010 algo más de 14.000 hectáreas de ajo, de las cuales 7.300 son hectáreas castellano-manchega. En volumen de producción, España tiene una producción de 125.000 toneladas, según dicho informe de 2010, de las que 56.000 proceden de Castilla-La Mancha.
De estas 56.000 hectáreas de ajo de Castilla-La Mancha, solo 8.000 hectáreas disfrutan del marchamo de calidad IGP Ajo Morado de Las Pedroñeras, pudiendo garantizar todos los requisitos de calidad que exige dicha IGP castellano-manchega. En el mundo solo existen tres figuras de este tipo, una en España (IGP Ajo Morado de Las Pedroñeras) y otras dos, una en Francia y otra en Italia.
Para los profesionales europeos el Ajo de Jinxiang no goza de ninguna especificidad que le caracterice, ni tampoco reputación ni tradición que le ampare, requisitos, entre otros, que son exigidos para que un producto pueda ser registrado como IGP en la lista europea de ellos. Además se teme que esta lamentable decisión, en caso de ser tomada, infrinja un daño irreparable sobre un subsector muy sensible a las importaciones actualmente reguladas mediante contingente y arancel.
Así pues, el Comité Mixto ha mostrado su recelo a que la nueva IGP China no desvirtúe, incluso, marchamos de calidad europeos como los indicados, referentes mundiales y verdaderos guardianes de los máximos controles, trazabilidad, calidad y seguridad alimentaria.