Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Competencia alerta de "efectos nocivos" de la norma sobre declaraciones obligatorias de la industria láctea

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha alertado de los efectos "nocivos" del Proyecto de Real Decreto sobre declaraciones obligatorias de los fabricantes de leche líquida envasada de vaca para los nuevos entrantes y operadores industriales, que recaerán en última instancia sobre el consumidor en forma de precios "ineficientes" y reducción en la variedad y calidad de los productos.
Así lo pone de manifiesto el 'superregulador' en un informe sobre dicha norma, que regula la obligación de la industria láctea de declarar mensualmente las operaciones de venta que realizan a la distribución comercial. La obligación informativa alcanzaría así a todos los eslabones del sector lácteo.
La CNMC considera que la norma introduce unos requisitos de información "excesivos" pudiendo afectar a información comercial sensible de los operadores del sector lácteo.
A su juicio, las garantías formales de confidencialidad y respeto a la normativa de competencia no eliminan los riesgos de coordinación y reducción de la tensión competitiva, que "son elevados".
Ante esta situación, el organismo presidido por José María Marín Quemada recomienda menciones específicas de los límites que establece la normativa de competencia y un respeto "escrupuloso" de los mismos por los operadores y responsables de organismos públicos.
La CNMC cree que las medidas de la norma plantean dudas en su idoneidad y proporcionalidad para conseguir el objetivo de garantizar la sostenilidad y futuro del conjunto de operadores del sector lácteo.
En su opinión, no hace frente a los factores estructurales que motivan esta recurrente crisis láctea ni garantiza la sostenibilidad a largo plazo de los operadores.
"Cualquier medida que persiga el mejor funcionamiento de la cadena agroalimentaria debe resultar compatible con la eficiencia, tanto a corto como a medio y largo plazo", señala la CNMC, para quien la sobrerregulación y el intervencionismo administrativo supondrán una barrera a la entrada para nuevos operadores, dificultando que compitan con mejores precios, mayor variedad y calidad de productos así como utilizando procesos productivos y de comercialización innovadores.
Asimismo, el 'superregulador' cree que no se facilita una mejora de la competitividad de la economía española ni el traslado de los efectos de la competencia a los consumidores.
Por ello, la CNMC recomienda la introducción de incentivos a los operadores para modificar los factores estructurales que están detrás de la situación de precariedad denunciada "correctamente" por el sector. En su opinión, la promoción del cooperativismo, el refuerzo de la vigilancia de posibles abusos y la orientación a nuevas formas de producción son algunas de las vías de mejora que podrían ser reforzadas.