Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Competencia tacha de "tímida" la reforma de horarios y aboga por eliminación total de restricciones

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) ha calificado de "tímido" el impulso liberalizador de la reforma de los horarios comerciales, al tiempo que considera que "podría ser más ambicioso". Solo en la liberalización de los períodos de rebajas cree que han registrado avances "más profundos".
Así, en materia de horarios, la flexibilización supone de media y contando seis días a la semana como laborables, la posibilidad de incrementar el 25% de la jornada (de 12 a 15 horas).
En materia de apertura en festivos, según la CNC, el cambio se traduce, en la práctica, "únicamente" en subir el umbral de mínimos en sólo dos festivos, al pasar de ocho a diez.
El organismo presidido por Joaquín García Bernaldo de Quirós subraya además que el régimen especial tampoco se modifica en exceso, más allá de una mayor concreción del concepto de zona turística y la determinación de dichas zonas.
"Hubiera resultado deseable una aproximación verdaderamente ambiciosa en relación con la oportunidad que supone la reforma de esta normativa, que tuviera por objeto la eliminación de todas aquellas restricciones a la actividad comercial que puedan resultar injustificadas en su necesidad o su proporcionalidad", subraya.
Por ello, la CNC aboga de nuevo por la eliminación total de las restricciones de días y horarios de apertura, estableciendo la libertad de disposición con carácter general, sin discriminaciones entre formatos ni tamaños.
Asimismo, demanda una revisión una revisión en profundidad de la normativa comercial estatal, y en particular de la Ley de Ordenación de Comercio Minorista, que elimine restricciones a la competencia injustificadas en su necesidad y proporcionalidad.
"La mejora de la calidad regulatoria a este nivel, eliminando ineficiencias, barreras a la entrada y al comportamiento, robustecerá en última instancia la unidad del mercado", señala.
Sobre la ampliación de 72 a 90 horas semanales de los horarios de apertura en días laborables, la CNC considera que hubiera resultado preferible una liberalización total de este aspecto a nivel de normativa básica, "sin posibilidad de restricciones adicionales por parte de las Comunidades Autónomas".
En cuanto al establecimiento de un mínimo de diez aperturas en domingos y festivos, Competencia cree que el establecimiento de un mínimo de aperturas "operará previsiblemente, de facto, como un máximo", a tenor de la experiencia que se tiene con las legislaciones de desarrollo de las comunidades autónomas, salvo, sustantivamente, la Comunidad de Madrid.
"El propio establecimiento de este mínimo, y su fijación en diez días, dos más que la vigente constituye una fuerte restricción a la competencia que no se encuentra justificada en razón de interés general alguna ni resulta proporcionada", señala la CNC.
A su juicio, la legislación básica podría haber consolidado la libertad de apertura total, puesto que no se acierta a entender qué "necesidades comerciales" diferenciadas pueden tener las distintas comunidades autónomas como para que se justifique una diferencia entre la regulación de unas y otras en este aspecto.
En todo caso, al mantenerse este mínimo, Competencia considera que debería haberse valorado la inclusión en una Disposición Final que habilitara al Gobierno para, en un plazo corto, inferior al año, pudiera revisar dicho umbral al alza.
Finalmente, en relación con los domingos y festivos de apertura, a la hora de determinar los criterios para su elección, la CNC afirma que hubiera resultado preferible minimizar la intervención e impedir las restricciones a la apertura.