Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Comunidad de Madrid pide que la embotelladora de Coca-Cola respete los derechos laborales

El portavoz del Gobierno regional, Salvador Victoria, ha pedido este viernes a la embotelladora de Coca-Cola de Fuenlabrada que respete los derechos de los trabajadores, al tiempo que ha rechazado "actuaciones violentas o intimidatorias" como las ocurridos hoy.
"Creo que hay que animar al diálogo entre la empresa y los trabajadores y Coca Cola ha expresado su disposición a llegar a algún tipo de acuerdo. Desde el Gobierno regional ya hemos indicado que dado que se trata de unas circunstancias de reorganización de las plantas de embotellamiento que tiene en toda España les pedimos que salvaguarden los derechos consolidados de los trabajadores y que se cuide con todo el rigor que esos derechos no se vean perjudicados por una decisión que obedece a razones organizativas, que no económicas, porque Coca Cola está teniendo buenos resultados", ha explicado.
Tras la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Asuntos Taurinos, Victoria ha respetado la decisión empresarial que tome la compañía y ha recordado que la autoridad competente para revisar el expediente de regulación de empleo (ERE) es la autoridad estatal porque afecta a varias comunidades.
"Desde el primer día el Gobierno regional ha expresado su ánimo de salvaguarda y garantía de los derechos de los trabajadores. En la Consejería de Economía ya se ha puesto en contacto con la empresa y ha expresado su interés de que esto sea así. Los trabajadores saben que el Gobierno regional está detrás en el margen que le permiten sus competencias, pero la autoridad que revisa ese ERE es la estatal", ha reiterado.
El también consejero de Presidencia y Justicia ha pedido también que ambas partes "puedan dialogar sin presiones" y sin acciones "intimidatorias" a la empresa. "Cualquier suceso violento debe ser rechazado por parte de todos", ha añadido.