Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Comunidad Valenciana Murcia y Baleares acuerdan coordinarse ante al nuevo modelo de financiación autonómica

Los Gobiernos de las comunidades autónomas de Murcia, Baleares y Comunidad Valenciana han acordado trabajar de forma coordinada para evaluar el actual modelo de financiación autonómica y hacer propuestas conjuntas de cara al nuevo modelo, según ha informado la Generalitat.
En un comunicado, señala que trasladarán los resultados de ese análisis al Ministerio de Hacienda y que ese trabajo se sumará al del grupo de trabajo iniciado en el Ministerio para intentar corregir agravios y deficiencias injustas que genera el modelo actual, vigente desde 2009, especialmente en la Comunidad Valenciana, Murcia y Baleares.
Según las mismas fuentes, "las conclusiones de esta reunión, impulsada por los presidentes de las tres comunidades autónomas, sentarán las bases para debatir y mejorar el nuevo sistema de financiación".
Al respecto, subrayan que pretenden "aportar fórmulas que puedan corregir las desigualdades que el anterior modelo ha afectado de forma especial" a Comunidad Valenciana, Murcia y Baleares.
Así, la intención es trasladar las propuestas que salgan de esta actuación conjunta al Ministerio de Hacienda para "complementar el trabajo que ya se ha iniciado para el nuevo modelo de financiación".
Para el análisis y definición de nuevas propuestas se tendrán en cuenta los estudios realizados en la Comunidad Valenciana por expertos designados por Les Corts y por los Premios Rey Jaime I en Economía.
RUPTURA DEL STATU QUO Y CUBRIR SERVICIOS BÁSICOS
Las bases de partida acordadas por las tres autonomías son la ruptura del 'statu quo', que el nuevo modelo de financiación cubra los servicios básicos fundamentales de sanidad, educación y bienestar social en condiciones de igualdad entre las comunidades y con independencia del nivel de renta, y que "se acoja a criterios de población".
Desde Generalitat defienden que estos criterios "permitirían elaborar un modelo de financiación más justo y equitativo, y menos opaco y discriminatorio".