Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Confebask dice que la falta de acuerdo para formar Gobierno afectará a la economía "a corto plazo"

Advierte a los partidos que anuncian la derogación de la reforma laboral que "la opinión de la UE pesa" y quiere "incidir en ella"
El presidente de la Confederación Empresarial Vasca (Confebask), Roberto Larrañaga, se ha mostrado convencido de que la actual situación política del Estado, con un Gobierno en funciones y sin un acuerdo para la constitución de un Ejecutivo, afectará a la coyuntura económica del país "a corto plazo" porque los mercados están "observando". Por ello, ha advertido de que la repetición de elecciones generales llevaría a un panorama que "no es bueno".
Por otra parte, ha advertido a los partidos de izquierda que anuncian la derogación de la reforma laboral si llegan al Gobierno de España, que "la opinión de la UE pesa", como se demostró en Grecia, y ha recordado que la Unión Europea quiere "incidir" en ella.
En una entrevista concedida a Europa Press, el presidente de la patronal vasca ha apuntado al dato de que "la prima de riesgo ha subido en estos tiempos de incertidumbre". "No sabemos qué comportamiento tendrá, ya sea si hay un pacto y qué integrantes tenga ese pacto, como si hay unas nuevas elecciones, que nos llevarían a un periodo de incertidumbre y de no gobierno en prácticamente 2016", ha manifestado.
En su opinión, una nueva convocatoria de elecciones generales llevaría a un proceso de prácticamente un año, "entre que se convocan, salen, se vuelven a ver los resultados que tenga que haber, etc", una situación que "no es buena" porque, "lógicamente, los mercados internacionales están mirando y observando".
Larrañaga cree que Euskadi dispone "ahora mismo", en relación a Cataluña y al Estado, de "una estabilidad un poco envidiable", con unos presupuestos que han salido adelante con el PNV y el PSE, y que "forman parte de un acuerdo". "Y los acuerdos, para mí son siempre buenos", ha puntualizado.
Sin embargo, aunque ha admitido que en el País Vasco las consecuencias de la actual coyuntura política e institucional "pueden afectar algo menos", en el contexto del Estado "también nos afecta, evidentemente". "Y a priori, los nubarrones parece que son importantes. Están las declaraciones del Rey diciendo que ve difícil la investidura", ha dicho.
El presidente de la patronal vasca ha eludido entrar en "especulaciones" sobre la posible composición de un futuro Ejecutivo y, más en concreto, sobre uno basado en una fórmula 'a la portuguesa'.
"Cuando haya un Gobierno determinado, de determinados partidos, que haya llegado a un acuerdo y exponga cuál es su plan, daremos nuestra opinión sobre cuál es el plan económico que establece esa plancha, por ejemplo", ha afirmado.
Sobre una hipotética fórmula para formar un Ejecutivo, se ha limitado a afirmar que, "cuando enseñen qué política económica plantea, opinaremos sobre ello". "Cuando la plancha o el grupo de partidos o el acuerdo que haya presente una política económica en base a la negociación y a los acuerdos que hayan tomado entre ellos, pues diremos: 'nos parece que esto, esto y esto no es bueno para las empresas, que 'esto y esto es bueno para las empresas'. Entonces podremos dar nuestra opinión como política empresarial", ha explicado.
Ante el anuncio de los partidos de izquierda de derogar la reforma laboral si logran llegar a la Moncloa, ha considerado que "habrá que verlo" porque se debe tener en cuenta a la Unión Europea, que "también dice cosas, y su opinión pesa". "Y si no, miremos a Grecia", ha dicho.
Además, ha recordado que la UE "lo que está diciendo es que hay que incidir en la reforma laboral". "No sé lo que harán los partidos o la plancha que vaya a gobernar", ha manifestado.
GESTOS
Larrañaga ha admitido que situaciones que se han sucedido en los últimos días, como el hecho de que el nuevo presidente de la Generalitat catalana no haya prometido la Constitución, que el Rey se haya negado a recibir a la presidenta del Parlamento catalán, o que ERC o Bildu no hayan acudido a la ronda con el monarca transmiten "sensación de desgobierno".
Sin embargo, ha advertido de que hay "cosas más importantes" como una política económica, "más allá de un gesto de que se reciba a una persona o no se reciba". "A nosotros, evidentemente, nos interesa siempre es que haya una política económica estable y eso solo se puede conseguir mediante el diálogo Cataluña-Estado, Estado-Cataluña, y dentro de las negociaciones que vayan a hacer unos partidos políticos para crear gobierno o no crearlo", ha manifestado.
Según ha precisado, los empresarios vascos no son "apolíticos, porque la política nos importa", pero sí "apartidistas". "No tenemos siglas. Lo que sí queremos es una política económica estable", ha indicado.
Por ello, ha reclamado "una política que marque unas reglas de juego, que sean a futuro y estables". "Luego, tendremos que jugar con las reglas que nos marquen, pero que tengamos unas reglas, que nos marquen en qué campo tenemos que jugar".
Larrañaga ha recordado que a los inversores, "les viene bien que haya estabilidad y les viene mal que haya incertidumbre, porque van a invertir su dinero no para cuatro días, sino para un tiempo", por lo que "quieren un marco estable en el que invertir".
Por ello, y aunque ha dicho desconocer que exista algún proyecto "que haya huido de Cataluña por su situación política y que haya venido a Euskadi", se ha mostrado convencido de que, "ahora mismo, las condiciones que hay en el País Vasco son más propicias para la inversión". "Se ven más proyectos debido a la estabilidad, y en Euskadi se puede ofrecer esa estabilidad", ha defendido.
DEBATE DE AUTOGOBIERNO
El presidente de la patronal vasca también se ha referido al debate sobre autogobierno que se prevé iniciar en el Parlamento vasco. A su juicio, se trata "de un debate de modificación de Estatuto, del cumplimiento total estatutario y de que pueda haber determinadas consultas pactadas con el Gobierno".
"Y si una consulta está pactada y acordada por todos, a los acuerdos entre todos no hay que ponerles ninguna pega. Si hay una consulta autorizada, consensuada o permitida por el Gobierno central, no me parece mal", ha concluido.