Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Confebask dice que aumentar la cotizaciones sociales a las empresas "pone directamente en riesgo" los empleos

Cree que "provoca efectos perniciosos" sobre las empresas, especialmente pymes y autónomos y que no es la "mejor alternativa"
El presidente de Confebask, Miguel Ángel Lujua, ha asegurado, en referencia al aumento de las cotizaciones sociales para empresas, autónomos y asalariados, que incrementar para las empresas el coste del puesto de trabajo "pone éste directamente en riesgo o, al menos, no facilita su creación".
En un post publicado en su blog, Luja ha indicado que las últimas decisiones adoptadas por el Gobierno español en materia de Seguridad Social, con incremento de las cotizaciones sociales para empresas, autónomos y asalariados, suscitan, "más allá de su contenido concreto, un importante interrogante sobre la forma en que se están priorizando las necesidades de nuestra economía".
Lujua, tras aludir a la "difícil" situación de las arcas de la Seguridad Social y a los "lógicos esfuerzos" que debe efectuar el Gobierno para garantizar la sostenibilidad, ha añadido que "no es menos cierto que toda decisión tiene sus consecuencias".
El dirigente de la patronal vasca ha apuntado que la reducción del número de cotizantes a la Seguridad Social desde que se inició la crisis y el aumento de las prestaciones ha derivado en un déficit previsto para 2014 de 11.000 millones de euros.
En los últimos años se han venido adoptando diversas medidas para reforzar los pilares contributivos del sistema, caminando las últimas decisiones, según se aduce, en la misma dirección, aunque dada la cuantía que se prevé obtener con ellas, el objetivo puramente recaudatorio parece haber primado claramente sobre el de una solución efectiva del problema.
Lujua ha indicado que la "comprometida" situación de la Seguridad Social genera "preocupación y tensiones" no solo en España, sino también en el resto de Europa, pero cree que en la "delicada" coyuntura socieconómica de Esnaola un "incremento de la presión" sobre empresas, autónomos y trabajadores, "a fin de cuentas quienes más directa y dolorosamente están sufriendo la crisis", no puede verse "en ningún caso como la mejor alternativa por muchos motivos".
El responsable de Confebask ha asegurado que "provoca efectos perniciosos" sobre las empresas, especialmente pymes y autónomos, "que ven cómo se incrementan las pesadas cargas que llevan ya a sus espaldas con cotizaciones a la Seguridad Social entre las más altas de Europa, y costes en otros muchos ámbitos (financieros, fiscales, energéticos) superiores también a los de la competencia que ponen cada día en aprietos su supervivencia".
A su juicio, el "efecto más perverso" se sitúa, según Lujua, sobre el empleo y la empleabilidad, ya que aumentar para las empresas el coste del puesto de trabajo "pone éste directamente en riesgo o, al menos, no facilita su creación".
"Aumentar el gravamen en que incurren las empresas para generar o mantener cada puesto de trabajo y detraer nuevos ingresos de las rentas salariales no parece, por otra parte, el mejor modo de posibilitar la superación de la crisis, la recuperación económica, ni, por supuesto, el incremento de la recaudación que dice perseguirse", ha añadido.
Lujua ha señalado que, cuando se exige, "sin apenas margen de maniobra", cumplir unos objetivos de déficit y cuando la "incertidumbre" sobre las finanzas de la Seguridad Social son tan importantes, "puede entenderse la tentación institucional de primar el objetivo recaudatorio sobre otros, pero, como decía anteriormente, toda decisión tiene su efecto y en este caso sin duda contraproducente".
"Contraproducente y pernicioso para las empresas, para el empleo, para la reactivación económica y, en última instancia, para las propias finanzas de la Seguridad Social si como consecuencia de ello los cotizantes siguen disminuyendo y las prestaciones de desempleo aumentando por el mayor paro", ha indicado.
Además, ha indicado que las medidas establecidas parecen adquirir "todavía menos sentido" si se observa que en otros países europeos la fiscalidad y las cargas sociales atienden "criterios de impulso al crecimiento, a la reactivación y al empleo más que a un objetivo solamente recaudatorio, o si incluso en países con cotizaciones sociales altas como Francia, su presidente, François Hollande, plantea ya su reducción a las empresas que generen empleo".
"Colgar sobre las empresas y el empleo los déficits y disfunciones del sistema no parece, del mismo modo, solución de medio y largo plazo para los problemas de sostenibilidad existentes. Más bien al contrario, solo con empresas competitivas podremos generar empleo, solo con consumo, inversión y crecimiento que impulsen el desarrollo tendremos garantizados los recursos públicos que dan respuesta al Estado de Bienestar del que nos hemos dotado", ha agregado.
Lujua ha aludido, sobre todo, al hecho de que la crisis está "poniendo en riesgo" la pervivencia de "todo aquello en lo que lo basamos". "Cuestión de prioridades acuciantes sí, pero también de sensibilidad, visión de futuro, de lógica y de prudencia", ha concluido.