Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Congreso rechaza pedir al Gobierno que paralice el rescate de las autopistas de peaje con el voto del PP

El Pleno del Congreso ha rechazado este miércoles la moción socialista exigiendo al Gobierno que paralice cualquier solución a la quiebra de las concesionarias de autopistas de peaje presente o futura que pase por el uso de dinero público, propuesta a la que se ha opuesto el PP y ante la que se han abstenido PNV, BNG y CiU, que además ha cargado duramente contra la "demagogia insostenible" del PSOE.
El portavoz socialista de Fomento, Rafael Simancas, ha defendido una moción "muy facilita" cuya intención es que "el Gobierno rectifique, que renuncie a rescatar con dinero público el negocio quebrado de las autopistas de peaje y que resuelva el problema que el PP ha creado sin tocar ni un solo euro de los impuestos de los españoles".
"No socialicen las pérdidas de unas empresas privadas que nunca socializan sus ganancias. Así de fácil. No carguen a los españoles con este muerto, porque este muerto es enteramente suyo", ha insistido, responsabilizando a los 'populares' de todos los errores en la planificación, diseño y cálculo de rentabilidades y tráficos en estas infraestructuras.
CULPA DEL PP
Además, el diputado madrileño ha acusado al Ejecutivo de Mariano Rajoy de haber "dejado quebrar" a estas empresas al "no aceptar la solución iniciada" por el equipo de José Luis Rodríguez Zapatero, que pasaba por préstamos participativos y cuentas de compensación. "Y ahora que están quebradas, han decidido que esta fiesta ruinosa la paguen los españoles. Pues va a ser que no", ha zanjado.
Por último, Simancas ha advertido del daño que un rescate a estas concesionarias causaría a la 'Marca España' y al prestigio internacional del país, y ha rechazado incluso la posibilidad de pactar una quita con las empresas, recordando que algunos de sus acreedores son entidades nacionalizadas como Bankia, con lo que la pérdida de dinero público se produciría de todos modos.
"Cualquier salida decente nos vale, pero sacar la chequera de los españoles para cubrir las pérdidas de este negocio infame no sólo es incorrecto sino absolutamente inmoral", ha concluido.
"CINISMO RECALCITRANTE"
Frente a estas acusaciones, el portavoz 'popular' de Fomento, Andrés Ayala, ha reprochado a Simancas el "cinismo recalcitrante" de acusar al PP de una situación que en realidad es "culpa fundamentalmente" de la política de infraestructuras socialista. "Todo su argumento es que las autopistas están en quiebra por culpa del PP y que se pagan con la chequera de todos los españoles. Eso es falso", ha añadido.
Así, si se ha llegado a este punto es porque los socialistas "no pagaron las obras complementarias que autorizaron y ejecutaron, y tampoco pagaron ni recurrieron en lesividad las expropiaciones" que se realizaron en la pasada legislatura. "Hicieron dejación de su responsabilidad y empeoraron sensiblemente la situación", ha insistido.
Además, ha recordado que la solución socialista también pasaba por utilizar dinero público --"¿Quién pagaba sus préstamos participativos? Los Presupuestos", ha espetado-- y ha defendido que el departamento de Ana Pastor está "buscando una solución para que los españoles no tengan que pagar ni un euro". "Y en lugar de cerrar filas con el Gobierno y de apoyar la política de arreglar lo que ustedes desquiciaron, crítica y más crítica", ha concluido Ayala.
"TIENE CUAJO"
De forma parecida se ha pronunciado el portavoz adjunto de CiU, Pere Macías, para quien "tiene cuajo" que el PSOE "pretenda dar lecciones sobre políticas de infraestructuras viarias" cuando tienen una "gran responsabilidad" en la actual situación de las concesionarias de autopistas de peaje.
Además, ha recordado que tanto el PP como CiU apoyó al anterior Ejecutivo en sus primeros intentos de resolver el problema que ya se empezaba a intuir y ha criticado que "ahora que se tornan los papeles" entre Gobierno y oposición Simancas se "lance a la demagogia más insostenible". "Pues no señor, nosotros no creemos que eso sea tolerable y, por tanto no vamos a dar apoyo de ninguna manera a este tipo de iniciativas", ha añadido Macías.
Ascensión de las Heras, de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), ha criticado al Gobierno por no mostrar "tanta diligencia" para apoyar a otros sectores afectados por la crisis y de mayor valor económico como por ejemplo el de las renovables, pero también ha cargado contra los socialistas por plantear un debate sobre "cuál de las propuestas sirve mejor para proteger los intereses de la banca".
Y es que a su entender tanto la solución del PSOE como la del PP significan que "los bancos y constructoras, como siempre, estén tan felices mientras que los demás, incluyendo la Hacienda pública y los trabajadores, se van a quedar a verlas venir". Por eso, su grupo ha presentado una enmienda con la intención de "garantizar la defensa del interés general" en la resolución de la quiebra de estas empresas y proponiendo que no se rescate con dinero público ninguna concesionaria, ni las que están en concurso ni las que no lo están.
Rosana Pérez, del BNG, ve un "escándalo" que el Ejecutivo pretenda rescatar a empresas que han perdido dinero en inversiones "absurdas, sólo destinadas a engordar sus cuentas de resultados" a costa de "los mismos, que siguen pagando a toca teja" tanto los aumentos de los peajes como los recortes de servicios y derechos. Por eso, ha defendido que las autopistas de peaje vuelvan a manos públicas y se hagan gratuitas.
REFLEXIÓN SOBRE EL FONDO
Por su parte, el portavoz adjunto de UPyD, Carlos Martínez Gorriarán, está de acuerdo con la literalidad de la moción socialista, ya que a su entender está "fuera de lugar destinar dinero público a rescatar unas inversiones de riesgo que deberían ser tratadas como otras", aunque ha lamentado que el debate no se centre en el fondo de un problema "del que habría que aprender y no sólo echarse la culpa tontamente" como es la burbuja de las infraestructuras, de la que ha responsabilizado tanto a PP como a PSOE.
"Deberíamos reflexionar a fondo sobre este disparate cometido como país, por casi todos los partidos y gobiernos, para rectificar y que en el futuro no se repitan estos delirios. Esto debería preocuparnos, no quién empezó. Porque unos tendrán radiales pero otros tienen tranvías o aeropuertos. Eso es lo que debería preocuparnos", ha zanjado.
Por su parte, Alfred Bosch, de ERC, ha reconocido estar "un poco harto" de estar "pagando años y años" por infraestructuras "cuyas inversiones se han amortizado ya diez veces". "Esto es el cuento de nunca acabar, no se puede permitir. Vale ya de tomar el pelo a la gente", ha exigido.
"LA CULPA FUE DEL CHA-CHA-CHA"
"La culpa fue del cha-cha-cha", ha ironizado Isabel Sánchez Robles, del PNV, lamentando que todos los debates sobre la gobernanza del Estado acaben convirtiéndose en "una discusión de patio de vecinos al más puro estilo castizo, con reproches, acusaciones y mucha acritud".
"Ha llegado el momento de dejar de mirar por el retrovisor, de centrarnos en el futuro con visión y generosidad, y de comenzar a abordar los problemas. De que se olviden de circunloquios y discusiones cervantinas que no llevan a ninguna parte", ha reclamado a los partidos mayoritarios.
Así, tras recordar que tanto PP como PSOE tienen responsabilidad en esta situación, la nacionalista vasca ha criticado a la ministra de Fomento, Ana Pastor, por haberse dedicado a hacer "cantos de autocomplacencia" sobre su gestión en el Ministerio sin "avanzar siquiera un esbozo sobre la posible solución" al problema.
"Éste es un tema de enorme calado, y he llegado a la conclusión de que no hay solución y de que, si la hay, no se trató a lo largo de la interpelación (que ha dado lugar a esta moción del PSOE). Eso sí, quedó meridianamente clara la crónica de una muerte anunciada y que una vez más los paganinis del roto serán los ya maltratados bolsillos de los españoles", ha criticado, anunciando su abstención.