Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Congreso pide al Gobierno fondos para fomentar la compra de vehículos eléctricos y apoyos fiscales

El PSOE pide que los Presupuestos de 2015 incluyan al menos 20 millones para incentivos a la compra de coches eléctricos
El Pleno del Congreso ha aprobado este martes una proposición no de ley presentada por el PP para pedir al Gobierno una Estrategia Nacional para impulsar el vehículo eléctrico que incluya medidas de fomento de la compra, impulso al desarrollo de las infraestructuras de carga, desarrollo de la figura del gestor de carga, autorizar la carga como servicio energético y no como reventa en determinados casos e incrementar las flotas eléctricas en las administraciones públicas, entre otras.
La propuesta ha conseguido el apoyo de PP, PSOE, la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), UPyD y CiU, mientras que el PNV y parte del Grupo Mixto --Amaiur o el BNG entre otros-- han optado por la abstención.
El 'popular' Teodoro García Egea ha sido el encargado de defender una iniciativa "consensuada con el sector y con los usuarios" y que debe servir al país "de palanca para moverse hacia el futuro". "Ya se han dado muchos pasos, pero no terminamos de ver cómo el vehículo eléctrico se integra en nuestras vidas plenamente. Hoy podemos comenzar algo grande. Con el vehículo eléctrico podemos conquistar un nuevo tiempo. Pongámonos a trabajar por un futuro más limpio, más eficiente, más próspero, mejor", ha proclamado.
Tras explicar que desde hace unos meses él mismo es usuario de una moto eléctrica, el diputado ha reconocido haber comprendido mejor las barreras que impiden el pleno desarrollo de este tipo de movilidad, que pasan fundamentalmente por el precio, el acceso a este tipo de vehículos y su grado de autonomía.
Tres áreas que son en las que se centra su propuesta, con el objetivo de "crear un nuevo ecosistema que permita a los ciudadanos optar a la compra de un vehículo eléctrico con las mismas prestaciones y por el mismo precio que un vehículo convencional de la misma gama".
MENOS GASTO Y MENOS CONTAMINACIÓN
García Egea ha destacado además que los coches eléctricos cuestan de media unos 3 céntimos por kilómetro, frente a los 13 céntimos de la movilidad convencional, por lo que el fomento de este tipo de movilidad propiciaría un ahorro para los ciudadanos, que también verían reducida su factura eléctrica en un 20% aproximadamente porque el incremento de la demanda "aplanaría" la curva de costes y permitiría una mayor aportación de las renovables.
Junto a los beneficios económicos, el diputado 'popular' ha destacado también los beneficios medioambientales, ya que los vehículos eléctricos reducen la contaminación y las emisiones de CO2, ayudan a incrementar la eficiencia y disminuyen la dependencia energética del país. Y, además, al tratarse de un sector muy innovador y de gran valor añadido, su fomento generaría nuevas inversiones y puestos de trabajo.
Ante estos argumentos, el socialista Félix Lavilla ha valorado la propuesta, aunque ha lamentado que este "primer paso" se dé "a 400 días del final de la legislatura". "En mi tierra hechos son amores, y pese a esta iniciativa el PP da menos importancia a la movilidad eléctrica en los Presupuestos. ¿Hasta dónde está dispuesto a llegar?", ha preguntado, reclamando que se asignen al menos 20 millones de euros el año que viene para incentivos a la compra de vehículos eléctricos.
Pero, además, el PSOE considera que el texto "no compromete mucho" en términos de plazos o respaldo económico, por lo que ha presentado una enmienda alternativa para pedir un plan integral que pase por la reindustrialización del país, que se haga un desarrollo integral de las infraestructuras de recarga, que se dote una línea específica de ayudas para introducir la compra masiva de vehículos eléctricos en las administraciones públicas o que se apruebe una fiscalidad favorable a este sector.
LAS PALABRAS DISTAN MUCHO DE LOS HECHOS
Por su parte, el portavoz de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), José Luis Centella, ha dudado de si la presentación de esta propuesta es "para cubrir un cupo o para quedar bien con algún sector", dadas las "contradicciones" entre los objetivos proclamados por el PP y las acciones que el Gobierno realiza, en ocasiones como consecuencia de los intereses de las petroleras, que "no van a permitir que la movilidad eléctrica se desarrolle".
En cualquier caso, dado que "el planeta no da para más", el diputado andaluz ha "aceptado el reto" y ha emplazado al Gobierno a dejarse de "brindis al sol" y a presentar medidas concretas "en decretos de ésos que le gustan tanto" para "debatir realmente cómo se puede hacer del vehículo eléctrico una alternativa". "Entonces empezarán a ser creíbles. Mientras tanto, el debate será interesante pero sólo evidenciará las debilidades y contradicciones de su política y su carencia de un modelo productivo medioambientalmente sostenible", ha zanjado.
En la misma línea Carlos Martínez Gorriarán, portavoz adjunto de UPyD, cree que a iniciativa presenta "objetivos compartidos por todos", pero señala que son "bastante contrarios a la política" implementada por el PP. Y es que en materia industrial "hace falta una política de conjunto, y no escoger sectores de impacto mediático y abandonar el resto", en materia energética las propuestas 'populares' no son creíbles mientras se siga incentivando fiscalmente al petróleo más que a la electricidad, y además el PP ha "arrasado" el I+D+i "bajo la bandera de reducción del déficit a toda costa".
"Todo es tremendamente incoherente. No tomen el pelo a los ciudadanos con políticas que son episodios pensados para la galería y no medidas pensadas a fondo. Por eso nos abstendremos, aunque esperamos que todo eso que han dicho se pueda hacer", ha añadido el diputado magenta.
También Joan Baldoví, de Compromís-Equo, cree que la iniciativa es "bienintencionada" y comparte gran parte de su contenido, pero considera que el texto "entra en contradicción con las políticas que realiza el Gobierno", por lo que concluye que su objetivo real es incrementar el consumo eléctrico para reducir su coste.
MEDIDAS CONCRETAS
Por parte de CiU, Inmaculada Riera ha coincidido en que "es el momento de ir más allá del fomento del vehículo eléctrico y dar apoyo a todas las formas de movilidad sostenible" pero también ha recordado al PP que hace falta "concretar medidas de apoyo efectivas" tanto en el marco temporal como en el económico, aprovechando el apoyo que se puede dar a este sector a través de los Presupuestos y de la reforma fiscal.
"No hace falta sólo instar al Gobierno a que adopte planes y medidas de incentivo, sino también a que se comprometa a acometerlas en un horizonte concreto y a dotarlo de recursos concretos. De no ser así, estaríamos ante una declaración de buenas intenciones con escasas repercusiones", ha recordado.
El portavoz económico del PNV, Pedro Azpiazu, ha destacado que la movilidad eléctrica reduce la contaminación y las emisiones de CO2 "en beneficio de los ciudadanos y del planeta". No obstante, ha reclamado que se exima "totalmente" del pago de peajes de acceso a los gestores de carga y que se clarifique esta figura.
"Hagamos previsiones realistas y no solo voluntaristas, pero impulsemos de verdad la utilización del vehículo eléctrico, especialmente en las ciudades. No es fácil cambiar las costumbres de los ciudadanos ni evitar las presiones de fabricantes o gasolineros, por eso hay que ponérselo fácil a los usuarios", ha añadido.