Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Todos los grupos del Congreso salvo el PP se comprometen a derogar el impuesto al sol en cuanto haya Gobierno

Todos los grupos parlamentarios con representación en el Congreso se han comprometido por escrito a aprobar un decreto ley en los primeros cien días de Gobierno con el que modificar parte del real decreto de autoconsumo aprobado en octubre de 2015, entre otros aspectos el llamado impuesto al sol, así como a iniciar una negociación para aprobar un nuevo reglamento.
En concreto, el PSOE, Podemos, Ciudadanos, ERC, Democracia y Libertad (DL), el PNV, EH Bildu, Compromís, IU, Coalición Canaria (CC) y Nueva Canarias (NC), que suman 227 diputados, han firmado un acuerdo con organizaciones de consumidores, ecologistas, sindicales, sociales y de empresas de renovables en el que plasman este compromiso.
El documento constituirá el texto del decreto ley que el próximo gobierno --siempre y cuando lo constituyan algunas de estas formaciones políticas-- aprobará en sus primeros cien días y cuya convalidación en la Cámara Baja será apoyada por todos los firmantes.
AUTOCONSUMO COMO DERECHO
El vicepresidente de la Fundación Renovables, Jorge Morales de Labra, ha explicado en una rueda de prensa junto a representantes de los partidos políticos que el principal cambio que conllevará la aprobación de este decreto ley será "reconocer el derecho a autoconsumir energía eléctrica sin ningún tipo de cargo".
Esto supondrá en la práctica eliminar los peajes de respaldo --el llamado impuesto al sol-- por consumir energía autogenerada, si bien estos peajes se seguirán cargando sobre la energía vertida u obtenida de la red al mismo nivel que se pagan por la generación convencional.
Además, se habilitará de forma inmediata la posibilidad de que varios consumidores compartan instalaciones de autoconsumo y se simplificará la tramitación administrativa de este tipo de pequeñas instalaciones, para las que "bastará una notificación". Con el mismo objetivo se adaptará el régimen sancionador de modo que los pequeños autoconsumidores no se tengan que enfrentar en ningún caso a multas multimillonarias por incumplimientos administrativos.
No obstante, estos cambios de aplicación inmediata no supondrán una derogación de todo el real decreto de Autoconsumo, sino únicamente un "primer paso" antes de empezar a negociar un nuevo real decreto reglamentario entre los partidos políticos y los agentes sociales, que permita conseguir un sistema que incentive el autoconsumo como instrumento de eficiencia energética.
"La normativa en vigor frena la lucha contra el cambio climático, va en contra de la democratización energética, contradice la normativa europea y lastra de manera innecesaria al autoconsumidor", consideran los firmantes del acuerdo, que abogan por un cambio de modelo en el que se generalicen las energías limpias y la generación descentralizada.
NEGOCIACIÓN LARGA
Sin embargo, alcanzar un acuerdo en torno a esos objetivos llevará "al menos un año" y, desde luego, "no menos de seis meses", en opinión de Morales de Labra, tanto por la dificultad de la reglamentación como por la oposición que prevé planteen las compañías eléctricas.
Por eso, hasta que se consiga ese acuerdo político y social es necesario mantener gran parte del reglamento actual porque derogar todo el real decreto "generaría más incertidumbre" y permitiría a las eléctricas "negarse" a cualquier forma de autoconsumo, ahora permitida aunque con "muchos límites".
"Pero la redacción que proponemos permitirá muchas más instalaciones de las que son posibles ahora", ha insistido el experto energético, que recomienda a quienes ya están embarcados en este tipo de proyecto que cumplan la norma y se adapten al actual reglamento en el plazo señalado (hasta abril), pero invirtiendo lo mínimo posible porque "previsiblemente se cambiará" la normativa.