Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Congreso rechaza el plan socialista de lucha contra el fraude fiscal con el voto en contra del PP y Foro

El Pleno del Congreso ha rechazado este jueves, con los votos del PP y de Foro Asturias (FAC) y la abstención de CiU y UPN, una proposición no de ley pactada entre el PSOE y la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) con una veintena de medidas para luchar contra el fraude fiscal y la elusión y recaudar, de este modo, unos 30.000 millones de euros adicionales en los próximos años.
Durante el debate de la propuesta, todos los portavoces parlamentarios han reconocido la necesidad de hacer de la lucha contra el fraude una "cuestión de Estado" para mejorar la eficiencia y la progresividad del sistema tributario y obtener nuevos recursos públicos que permitan una salida de la crisis justa, y que no cargue sobre los que menos tienen.
De hecho, el PP había presentado una enmienda al texto socialista, con el que planteaba un reconocimiento público al trabajo de los funcionarios de la Agencia Tributaria (AEAT) e instaba al Gobierno a seguir avanzando en la línea de trabajo emprendida desde el inicio de la legislatura, recordando a los socialistas que la mayor parte de sus ideas ya se han ido aprobando en los últimos dos años.
ACUERDO CON LA IZQUIERDA PLURAL
Un texto que no ha convencido al principal partido de la oposición que, finalmente, ha optado por pactar una propuesta común con la Izquierda Plural, manteniendo las 20 medidas originales pero añadiendo algunas precisiones.
Entre otras cosas, los socialistas pedían una reestructuración de la Agencia Tributaria (AEAT) para garantizar una mayor independencia, con el nombramiento de su director general a través de una mayoría reforzada de dos tercios del Congreso por un mandato de seis años. También reclamaban incrementar los recursos humanos y económicos, y crear un sistema de primas en función de los resultados de los inspectores.
Para conseguir un trabajo más eficaz, los socialistas abogan por crear una Oficina de Lucha contra el Fraude específica que coordine a los diferentes departamentos de la Administración central y las territoriales, y que plantee un plan de formación y especialización para jueces, fiscales y fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, "creando en su caso una policía fiscal".
En el marco de la reforma fiscal habría que "simplificar los impuestos y elimine deducciones y exenciones", revisar el régimen de estimación objetiva y actualizar anualmente la Ley Antifraude para "corregir los vacíos legales" que se detectan. Para mejorar la conciencia social se sugería permitir que la ciudadanía conozca la identidad de los contribuyentes que gocen de beneficios tributarios a partir de una determinada cuantía, así como de su importe concreto, así como la de los defraudadores y los beneficiarios de la 'amnistía fiscal'.
Así, los 'populares' y el diputado de Foro Asturias han optado finalmente por el voto en contra, mientras que CiU y Unión del Pueblo Navarro se han decantado por la abstención, dado su desacuerdo con algunas de las propuestas concretas pese a compartir el espíritu general de la iniciativa. El resto de la oposición --UPyD, PNV, ERC, CC-NC; BNG, Compromís-Equo, Geroa Bai y Amaiur-- ha votado a favor del texto.