Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Consejero de Patxi López defiende pensiones complementarias porque las públicas no van a garantizar poder adquisitivo

El consejero vasco de Economía y Hacienda, Carlos Aguirre, ha defendido la necesidad de generalizar las pensiones complementarias porque es un hecho "aceptado" que el sistema público de pensiones no va a poder garantizar la "capacidad adquisitiva de las personas jubiladas".
Aguirre ha realizado estas manifestaciones en el Congreso de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE), que se ha inaugurado este jueves en Bilbao. Aguirre ha participado junto con la consejera de Educación, Isabel Celaá, y el consejero de Sanidad, Rafael Bengoa, en una mesa redonda titulada "Demografía y pirámide social: educación, pensiones y sanidad".
En su intervención, ha aludido a la actual coyuntura de crisis que ha alcanzado "dimensiones planetarias" y, en este sentido, ha señalado que nos enfrentamos a una serie de factores que cambiarán "radicalmente" los parámetros de funcionamiento de la economía y la sociedad. En concreto, ha citado la crisis financiera, la fiscal, la globalización, los avances tecnológicos, el medio ambiente y la dinámica demográfica.
En relación a la crisis financiera, ha indicado que todos los días hay alguna noticia "no especialmente alentadora, fruto quizá de un déficit de gobernanza a nivel europeo".
Aguirre ha apuntado que en su traslación al mercado, esta crisis ha llevado a una falta de liquidez de empresas, familias y administraciones que está "condicionando" el crecimiento. "Lo cierto es que los mercados están bastante secos, sobre todo para las Pymes y autónomos".
Un segundo factor es la crisis fiscal y, en este sentido, ha subrayado que la deuda, su coste y los acuerdos de equilibrio han propiciado una "menor disponibilidad" de recursos presupuestarios, lo que genera "dificultades" para desarrollar las políticas públicas "deseadas y necesarias, y en todos los casos fuertes déficits estructurales", sobre todo en sanidad y dependencia.
En este punto, es donde, a su juicio, se circunscribe el debate fiscal y el debate sobre los servicios públicos con los que se quiere contar para "consolidar" el Estado de Bienestar.
PENSIONES
En su intervención, también ha advertido de los problemas que se pueden suscitar como consecuencia del envejecimiento de la población y se ha referido al sistema de pensiones, señalando que se ha venido usando como "mecanismo de ajuste" del mercado laboral y, por ello, su sostenibilidad "se hace más difícil". "Si no se abandona esta práctica, las medidas encaminadas a retrasar la edad de jubilación serán totalmente ineficaces".
Aguirre ha indicado que gran parte del debate en las pensiones se está centrando en la edad de jubilación, pero posiblemente el "meollo central" esté en fijar cuál debe ser el nivel de las pensiones. "Más concretamente, en determinar los criterios que las fijen", ha añadido.
El consejero ha asegurado que hoy en día es "un hecho ya aceptado" que el sistema público de pensiones no va a poder garantizar "la capacidad adquisitiva" de las personas jubiladas y que va a resultar "imprescindible complementarlo".
"Así, una de las consecuencias del envejecimiento de la población, agravadas además por la crisis económica, es que puede ser conveniente que exista una mayor simbiosis entre el sistema público de previsión social y el privado", ha señalado.
Aguirre ha indicado que en Euskadi el patrimonio de las entidades de Previsión Social es aproximadamente el 27 por ciento del PIB, pero hay países donde se llega al 155 por ciento del PIB.
En este sentido, ha aludido a la "necesidad de generalizar las pensiones complementarias" y ha asegurado que dar "mayor protagonismo" a los sistemas privados de previsión "podría ayudar a subsanar el problema de desequilibrios intergeneracionales que genera el sistema público de reparto".
Aguirre ha señalado que ello nos asemejaría en cierta medida a la solución de los países nórdicos y tendría unas consecuencias "innegables" en el sistema financiero, ya que el volumen de fondos que gestionarían sería "mucho más elevado".
En este sentido, ha indicado que al sector privado, igual que se hace con el público, habría que exigirle una "mayor transparencia", pero además también debería "imputar unos costes más bajos y tener una mayor alineación de los objetivos de los gestores de los fondos con los de los partícipes".
Aguirre ha señalado que las "enormes" ventajas fiscales de estos productos financieros están canalizando hacia ellos un volumen importante de recursos. "Por eso, la Administración ha de velar también por la rentabilidad social de las inversiones que hacen las gestoras, entre otras razones teniendo en cuenta el enorme coste fiscal que representan las deducciones a este tipo de productos".
También ha apuntado que la dinámica demográfica está teniendo "evidentes repercusiones" en el sistema sanitario, presionando su sostenibilidad. En ese sentido, ha señalado que el envejecimiento de la población "dificulta que se pueda corregir esta tendencia creciente de gasto".
"La mayor parte del gasto es generado por las enfermedades crónicas y estas se producen en mayor medida cuando envejecemos. Tenemos que ser capaces de delimitar esa difusa línea que separa la atención sanitaria y la atención de situaciones de dependencia, porque el tipo de tratamiento y los costes son muy diferentes", ha agregado.
"REORGANIZACIÓN" EN SANIDAD
Por su parte, el consejero vasco de Sanidad, Rafael Bengoa, ha puesto sobre la mesa la necesidad de contar con un nuevo modelo sanitario, basado en la "eficiencia y en la gestión del gasto", ya que "el chasis de hace 40 años se nos ha quedado obsoleto", de ahí que la sanidad "se enfrente al mayor estrés-test de su vida, y no es un test, es real", según ha defendido.
A su juicio, los retos del sistema sanitario vasco no pasan por el establecimiento del copago, sino por una "reorganización" del sistema basado a corto plazo en la promoción de genéricos, las desinversiones en tecnologías, la contención de recursos humanos y, a medio plazo, en la reorganización de la atención primaria.