Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Consumo ordena la retira del mercado varios disfraces por riesgo de quemaduras

La Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud de Anadalucía ha ordenado la retirada del mercado de cuatro máscaras y un disfraz de pitonisa porque prenden con facilidad y pueden provocar quemaduras. Andalucía ha incluido en la red de alerta nacional estos cinco productos, a la luz de los resultados de las pruebas de laboratorio.
En concreto, se trata de un disfraz de vidente, una túnica de colores de la marca Profisa de talla 6-10 años cuya tela es altamente inflamable y puede arder con facilidad ante la cercanía de una fuente de calor. El mismo riesgo presentan las cuatro máscaras alertadas; son de las marcas Clown, Atosa y Fiestas Guirca y consisten en una careta blanca con dos dientes y capucha negra, otra con gorra roja, una de calavera pirata y otra de hombre lobo.
Consumo ha detectado estos productos en el transcurso de la habitual campaña de inspección que se realiza anualmente a disfraces y artículos similares para menores de 14 años. Este año, se han realizado más de un centenar de controles y, además de los problemas de seguridad localizados, se han observado irregularidades sobre todo en el etiquetado de este tipo de productos.
En la mayoría de los casos se debe a que no explican los riesgos que conllevan o no exponen claramente una advertencia sobre la edad conveniente para su uso. También se ha observado que el marcado CE no es correcto en formato y dimensiones (un 4% de las productos inspeccionados) o incluso no lo llevan (un 18%). Además, en un nueve por ciento de los casos la información del etiquetado no figura en la lengua oficial del Estado y en un dos por ciento no se identifica a la empresa responsable.
En total, este año se han notificado 498 alertas de juguetes en toda España, 40 de ellas se corresponden con disfraces, máscaras y pelucas y cinco de estas son las notificadas por Andalucía. a lista de productos notificados en España, pueden consultarse en:
http://www.consumo-inc.es/Seguridad/Notificaciones_Alertas_CCAA.htm
RECOMENDACIONES
Ante las cada vez más numerosas celebraciones con motivo de Halloween y la adquisición de este tipo de productos, Consumo aconseja que se extremen las medidas de prevención en caso de menores. Por eso, se recomienda leer bien la etiqueta y las instrucciones de uso que deben estar en castellano. En ellas debe aparecer la edad recomendada, los consejos de seguridad y la empresa responsable del producto por si surgiera algún problema. Se aconseja comprar artículos adecuados a la edad del menor y deshacerse de plásticos y envoltorios ya que pueden resultar peligrosos.
Cuando este tipo de artículos van destinados a niños menores de 14 años tienen la consideración de juguetes, y se les aplica la legislación correspondiente a éstos, debiendo, por lo tanto, llevar el marcado CE, que es el símbolo a través del que el fabricante, o importador, en su caso, acredita que el artículo cumple la normativa establecida en materia de seguridad. En caso de que vayan destinados a personas mayores de 14 años, no son considerados juguetes, con lo que no han de llevar dicho marcado. Con esa señal, el fabricante acredita que cumplen todos los requisitos de seguridad y asegura que han pasado todas las pruebas técnicas y de uso previsible por parte de los niños y niñas.
La Red de Alerta es un sistema de intercambio rápido para la comunicación y el intercambio de información por vía telemática para la detección y localización de productos inseguros. Las comunidades autónomas, el Instituto Nacional de Consumo (INC) y la Unión Europea son los tres niveles en los que funciona esta red.
De este modo, cuando una comunidad o cualquier miembro de la Unión Europea localiza un producto que presenta riesgo para la seguridad de las personas, lo comunica al INC que, a su vez, se encarga de transmitir la información al resto de comunidades autónomas y a la Comisión Europea.
La Junta de Andalucía, por su parte, traslada las notificaciones recibidas del INC y las propias de la comunidad andaluza a las diferentes provincias (a sus respectivos servicios de Consumo) y a los municipios con competencias en Consumo para intercambiar rápidamente información sobre las medidas adoptadas, las medidas oportunas a tomar (localizar el producto, inmovilizarlo, retirarlo e incluso destruirlo), y realizar un seguimiento de las mismas.