Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Continúa el encierro de empleados de Sniace en Torrelavega, convencidos de que "todavía hay esperanza"

El encierro que desde el 16 de abril mantienen los trabajadores de la factoría de Sniace en Torrelavega continúa hoy con su octava jornada pero bajo "otra perspectiva", con la "satisfacción de que todavía hay esperanza" tras la decisión de la Audiencia Nacional de aplazar al 3 de julio el juicio sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de extinción aplicado a la plantilla, 533 trabajadores, para dar tiempo a las partes a alcanzar un acuerdo que permita la viabilidad de la empresa.
"Hay que continuar para adelante, el encierro continúa. Es duro pero está la satisfacción de que todavía hay esperanza, de que esto se puede arreglar, ya sea la jubilación o la vuelta a trabajar".
Así lo ha asegurado a Europa Press el secretario del comité de empresa, Antonio Pérez Portilla, quien ha insistido en que el encierro se mantiene porque todavía quedan "varios retos importantes por delante", entre ellos, la reunión que mantendrán este jueves, a las 17.00 horas en Madrid, con los administradores concursales.
Un planteamiento que ayer expusieron los miembros del comité de empresa a los trabajadores en una asamblea que se celebró por la tarde, tras regresar de la Audiencia Nacional, y en la que les pidieron "un voto de confianza" para que sigan apoyando las decisiones del comité una vez conseguido el aplazamiento.
Según el acuerdo alcanzado, el comité deberá presentar una nueva propuesta que haga posible un entendimiento entre las partes aunque Pérez Portilla ha asegurado que "todavía no hay nada en concreto".
En este sentido, ha subrayado la importancia de la reunión con los administradores concursales, a quienes ha reprochado que se negaran a celebrarla antes del juicio convocado ayer, lo que en su opinión muestra su "predisposición a que no hubiera ningún acuerdo".
Al aplazarse el juicio, la reunión de este jueves "sube muchos enteros" y los representantes de los trabajadores están "muy interesados en qué pueden decir" los administradores. "De cara al futuro, la reunión puede tener cierta importancia", ha reiterado Pérez Portilla, apelando a la "prudencia antes de hacer las cosas" por la "complejidad y la situación en la que estamos".
Al respecto, ha precisado que el conflicto de Sniace "se libra en dos frentes", el laboral y el mercantil, con los problemas que ambos generan y que "a veces se entrecruzan".
ENCIERRO
Por su parte, unos 200 trabajadores continúan encerrados en la factoría por octavo día y sin fecha. "El encierro debe continuar, el jueves hay una reunión importante, y veremos cómo se desarrollan los acontecimientos para predecir hasta cuándo puede durar el encierro", ha señalado el secretario del comité.
No obstante, ha asegurado que el encierro se vive "con otros ánimos" porque "hace 24 horas nos considerábamos despedidos". "Hemos sido cansinos repitiendo que si se celebraba el juicio, ganáramos o perdiéramos, al final el resultado sería el mismo: estaríamos despedidos", ha relatado Pérez Portilla.
El secretario del comité ha agradecido el apoyo ciudadano y la manifestación convocada por UGT, CCOO y Sindicato Unitario que reunió a miles de torrelaveguenses para pedir el aplazamiento del juicio. Según Pérez Portilla, este aplazamiento es "fruto de toda esta gente, la que está encerrada y la que nos ha apoyado desde fuera, que han conseguido algo importante".
Con todo, ha considerado que las movilizaciones realizadas por los trabajadores "no se han valorado lo suficiente". "Una fábrica que lleva 17 meses luchando, que con un despido colectivo hace 7 meses, que está en concurso de acreedores y que todavía continúe peleando, no se ve todos los días", ha enfatizado Pérez Portilla, que se ha mostrado convencido de poder dar la vuelta a la situación.
"De un despido colectivo, a los siete meses no se vuelve, es muy complicado jurídicamente deshacer eso. Nosotros vamos a hacerlo", ha asegurado.