Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Continúan suspendidas las operaciones contra el vertido ante la llegada de "Bonnie"

Durante su paso por las cercanías del área donde se encuentra el pozo averiado, BP, la empresa responsable del vertido, ha declarado la suspensión temporal de las actividades. EFE/Archivotelecinco.es
La petrolera BP mantiene hoy suspendidas sus operaciones de lucha contra el vertido de crudo en el Golfo de México ante la llegada inminente de la depresión tropical "Bonnie".
"Bonnie", que perdió fuerza al atravesar Florida, podría volver a cobrarla a su paso por las aguas del Golfo de México, antes de tocar tierra en Luisiana el sábado por la noche o el domingo por la mañana.
Según el Centro Nacional de Huracanes, la depresión, que atravesó el sur de Florida con vientos de 55 kilómetros por hora, podría "volverse a convertir en tormenta al llegar al Golfo de México" a lo largo de esta noche.
Durante su paso por las cercanías del área donde se encuentra el pozo averiado, BP, la empresa responsable del vertido, ha declarado la suspensión temporal de las actividades.
Mientras tanto, las autoridades estadounidenses han dado permiso a la petrolera para que mantenga cerrado el pozo mediante la campana de contención instalada hace dos semanas y actualmente en período de pruebas.
Si la tormenta es lo suficientemente fuerte, también podrían abandonar la zona los barcos que supervisan el comportamiento de la campana.
No obstante, el coordinador federal de las tareas de lucha contra el vertido, el almirante Thad Allen, ha subrayado que en el peor de los casos esos barcos no permanecerán alejados más de 48 horas.
Durante ese período, no obstante, los científicos podrían quedarse sin datos acerca de cómo responde la campana.
Han quedado paralizadas también, a la espera del paso de "Bonnie", las obras de perforación del pozo auxiliar que se considera la solución definitiva al vertido, y que se esperaba que se pudiera terminar para el 27 de julio.
Allen admitió que la paralización de las obras "podría retrasar varios días los esfuerzos para sellar definitivamente el pozo".