Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Contitucional alemán rechaza los recursos presentados contra el programa de compra de bonos del BCE

El Tribunal Constitucional de Alemania ha rechazado este martes los recursos presentados en contra del programa de compra ilimitada de bonos soberanos por parte del Banco Central Europeo (BCE), conocido como OMT, al considerar que no excede "manifiestamente" el mandato del BCE y no "deteriora" la responsabilidad presupuestaria del Parlamento Federal Alemán (Bundestag).
Así, el Contitucional alemán indica que el programa de compra ilimitada de bonos, anunciado en el verano de 2012 y que de momento nunca ha llegado a aplicarse, es compatible con la legislación de la Unión Europea (UE).
"La decisión política del programa OMT no excede manifiestamente las competencias atribuidas al BCE", incica el Tribunal en un comunicado, en el que añade que, si se interpreta de acuerdo al fallo de la Corte de Justicia, el programa no representa "amenazas constitucionales" sobre la capacidad del Bundestag para elaborar los presupuestos.
Sin embargo, en febrero de 2014, fue el propio Constitucional alemán quien remitió al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) las cuestiones referidas al OMT, para que este órgano emitiese un dictamen preliminar, al considerar que "existían importantes razones para asumir que excedía el mandato en política monetaria del BCE".
Además, indicó que el OMT también podía infringir los poderes de los Estados miembros y, por tanto, violar la prohibición de financiaciíon monetaria de los presupuestos.
El TUE se pronunció a favor del OMT, pero un grupo de 35.000 personas, entre los que se incluyen políticos y académicos, pidieron al Tribunal aleman que lo anulara, argumentando que constituía una forma de financiación ilegal que violaba la legislación alemana.