Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Correa dice que el emisor no volverá a ser "recadero" del FMI y pide depuración

El jefe de Estado dijo saber que hay gente que le "odia" dentro del Banco Central, gente de "mando medio, los que siempre se adueñaron del banco" y quienes, "por sus servicios", están ahora, entre otros, en el Banco Mundial (BM). EFE/Archivotelecinco.es
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseguró hoy que no permitirá que el Banco Central de este país andino se mantenga como un "recadero" del Fondo Monetario Internacional (FMI) como, en su opinión, ocurría en el pasado y pidió una depuración de esa institución.
"Ese Banco Central debe, por fin, empezar a funcionar para todos los ecuatorianos, no solo como recadero del Fondo Monetario Internacional, como era antes", puntualizó al pedir públicamente a las autoridades de esa institución que la depuren.
Correa instó a que dejen sus cargos quienes no están de acuerdo con esa opción.
"El que no está contento con las políticas de este Gobierno con tanta legitimidad democrática, no hay problema: presenten sus renuncias y que se vayan, pero aquí el Banco Central va a servir al pueblo ecuatoriano y nunca más esas canonjías de lujo, como tener un fondo de jubilación y complejos de lujo", advirtió.
La declaración la formuló al inicio de su informe semanal de labores emitido hoy desde un complejo deportivo que antes era de uso exclusivo de funcionarios del Banco Central y que Correa ha ordenado que sea para uso popular.
El gobernante dijo que la exclusividad en el uso de ese complejo "era una de las tantas aberraciones de este país", donde no había escuelas suficientes, "pero las burocracias doradas tenían clubes exclusivos. Ahora son para el pueblo", subrayó.
El jefe de Estado dijo saber que hay gente que le "odia" dentro del Banco Central, gente de "mando medio, los que siempre se adueñaron del banco" y quienes, "por sus servicios", están ahora, entre otros, en el Banco Mundial (BM).
Están "enojadísimos porque derogamos esa barbaridad que era el fondo de jubilación de cerca de 200 millones de dólares, (...) por eso hay muchos resentidos por ahí, no nos vamos a amilanar, aquí, a esta revolución, nada ni nadie la va a parar", subrayó.