Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Crisantemos y dalias, estrellas en los cementerios

Los crisantemos y las dalias son las flores más utilizadas y de "más tradición" empleadas en los cementerios con motivo del Día de Todos los Santos, que se celebra este martes, y se debe a que son plantas que en España "tienen más tradición".
En declaraciones a Europa Press Televisión, Irene Fernández de Tejada, bióloga del CSIC y técnico del Real Jardín Botánico de Madrid, ha asegurado este lunes que, en general, las flores "simbolizan" en los cementerios, "la fragilidad y la brevedad de la vida".
Los crisantemos "se cultivan desde hace miles y miles de años" y hay una variedad "tremenda" de tamaños, formas y colores. Además, esta bióloga ha detallado que se trata de unas flores que en noviembre "están en plena floración". Sobre los colores, según esta experta, el más tradicional "es el morado"; aunque "cada vez se utilizan más colores".
También las violetas, "por su color", son flores "muy utilizadas en los cementerios". Esto se debe "al mito de Perséfone": la leyenda cuenta que "mientras recogía violetas fue raptada por Hades", el guardián de los difuntos. Las violetas, además de "las tonalidades moradas", son "muy resistentes" al frío y a las heladas en esta época del año.
CIPRÉS.
En cuanto a los árboles, "el más importante es el ciprés" que se encuentra "en todos los cementerios" y "simboliza la unión del cielo y la tierra". En el plano mitológico, "Plutón lo relacionaba con la inmortalidad del alma", además en la antigua Grecia existía la tradición "de colgar ramas de ciprés en las puertas" para "señalar las casas en las que había difuntos". Como es perenne en ningún momento del año está "pelado" y eso "se ha relacionado como el triunfo de la vida como la muerte".
También "el tejo" se asocia a la muerte. Por ejemplo, para los celtas "era un árbol relacionado con los difuntos". Por este motivo, en el norte de España, concretamente en Asturias, "podemos encontrar tejos en zonas relacionadas con cultos religiosos" como ermitas o iglesias. "Es un árbol muy majestuoso, también de hoja perenne", ha afirmado.
Fernández de Tejada ha explicado que aunque "las plantas espinosas, tradicionalmente, no están bien vistas" en los cementerios, cada vez hay mayor presencia "de rosales". "Dicen que los rosales plantados a los pies de una tumba tiene un simbolismo muy religioso", ha concluido.