Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Crisis aupará a China como segunda potencia económica antes de concluir año

China superará a Japón como segunda potencia económica del mundo antes de final de año y obligará a una mayor interconexión con la primera, Estados Unidos, según los pronósticos de los miembros de la principal institución de la banca internacional. EFE/Archivotelecinco.es
China superará a Japón como segunda potencia económica del mundo antes de final de año y obligará a una mayor interconexión con la primera, Estados Unidos, según los pronósticos de los miembros de la principal institución de la banca internacional.
"La interdependencia entre China y EEUU va a crecer aún más", explicó Jing Ulrich, directora general de China Equities, de J.P. Morgan, en el primer día de la Reunión de Primavera de Miembros del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, en sus siglas en inglés), entidad que representa a los 390 mayores bancos del mundo.
"China superará a Japón antes de finales de año" por valor nominal de PIB, vaticinó Ulrich.
En 2008 el PIB de China se situó en 3,9 billones de dólares estadounidenses, mientras que el de Japón alcanzó los 4,8 billones, según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI), pero su crecimiento este año será muy inferior al chino.
Este avance del gigante asiático está en consonancia con un movimiento pendular de la importancia de los centros financieros occidentales, como el de Nueva York, hacia los asiáticos, como Shangai o Hong Kong.
A pesar de esta mayor interdependencia entre Pekín, principal tenedora de los bonos del Tesoro de EEUU, y Washington, donde se ha originado la crisis financiera, la diferencia entre ambas economías es patente: mientras el ahorro supone un 40 por ciento del PIB chino, ese dato es negativo en un 4,5 por ciento en el de EEUU.
En este contexto, la sugerencia de países como China o Rusia de abandonar el dólar como principal divisa de la reserva es "una propuesta mayoritariamente académica", explicó la directiva.
Ayer mismo el viceministro de Exteriores chino, He Yafei, corroboró este extremo y señaló que China no piensa deshacerse del dólar, sino que en estos momentos busca su estabilidad para garantizar la seguridad de la economía internacional.
La dependencia mutua de estos dos gigantes, antagónicos políticamente y contrincantes durante la guerra fría, ha crecido hasta un extremo en el que "es difícil imaginar otros dos países que estén más interconectados", sentenció Ulrich.
"La magnitud del impacto procedente de la economía estadounidense en China ha sido muy grave", explicó Donald Hanna, economista jefe de CITI, para ejemplificar esa relación cada vez más estrecha entre la potencia que se jacta de ser un ejemplo de democracia, EEUU, y la del gobierno autoritario del Partido Comunista de China (PCCh).
Hanna explicó cómo ambas potencias, conscientes de esa dependencia mutua, han intentado incrementar en los últimos años el entendimiento sobre el otro mediante mecanismos como el Diálogo Económico Estratégico bilateral.
Pero estos gestos de buena voluntad no han evitado fricciones por la pérdida de puestos de trabajo en EEUU por la avalancha de exportaciones chinas o la exigencia de Washington de que Pekín revalúe el yuan, argumentos que han quedado congeladas con la crisis.
Ahora el riesgo está en una devaluación del billete verde como consecuencia del paquete de estímulo presentado por Washington, lo que hundiría el valor de los intereses de China en esa moneda.
Un creciente nacionalismo en China y el proteccionismo en EEUU pueden dar al traste con una relación que necesita seguir profundizando en el entendimiento, sugirió Hanna.
"El problema en EEUU es la diferencia en la distribución de los ingresos, no China", señaló este economista al referirse a la pérdida de puestos de trabajo por las exportaciones baratas chinas, cuya procedencia podría ser también la India o México, recordó.
Son las compañías estadounidenses las que operan en China y emplean a gente allá, un extremo que Hanna recomendó a los congresistas de EEUU que recuerden antes de adoptar políticas proteccionistas.