Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

C's cree que su programa económico permitiría incrementar el PIB en medio punto y crear 1 millón de empleos

Ciudadanos considera que la aplicación de las reformas incluidas en el programa económico con el que concurrirán a las elecciones generales del próximo 26 de junio permitiría incrementar el PIB en medio punto adicional a las estimaciones oficiales del Gobierno y crear hasta un millón de empleos más.
Así lo asegura el portavoz económico de la formación naranja en el Congreso de los Diputados, Toni Roldán, en una entrevista al periódico digital 'Diariocrítico.com' que recoge Europa Press.
En concreto, el diputado catalán señala que aplicar sus propuestas en educación, innovación, mercado laboral, eliminación de barreras a la competencia o despolitización de los organismos reguladores, entre otras, permitiría un impulso de la economía equivalente a medio punto del PIB adicional al escenario base del Ejecutivo, que prevé un aumento del 2,7% este año y del 2,4% el que viene.
"Eso supondría, a lo largo de la legislatura, la creación de muchísimos más empleos. Nosotros estimamos que cerca de 1 millón de empleos más", añade a renglón seguido, subrayando que todo esto sería posible sin aplicar nuevos recortes ni subidas impositivas y con una reforma fiscal para "tapar algunos agujeros" en el Impuesto de Sociedades, eliminar unos 2.500 millones de euros de bonificaciones al empleo "fracasadas" y recaudar hasta 3.000 millones adicionales con una lucha contra el fraude "más efectiva".
NEGOCIAR CON BRUSELAS
Roldán argumenta además que aplicar este tipo de reformas estructurales y comprometerse claramente con una reducción de gastos como "las duplicidades o la grasa burocrática" serviría además para "mandar una señal muy fuerte" a la Comisión Europea (CE) de que España está determinada a reducir el déficit público, en aras a conseguir flexibilidad en la senda de consolidación.
"Hay una nueva visión en la CE de que tiene que haber un equilibrio para países endeudados que permita el crecimiento económico sin excesiva austeridad. Nosotros estamos de acuerdo, pero creemos que tiene que ir acompañado con políticas de oferta que permitan estimular el crecimiento", ha señalado.
Y, en este sentido, ha defendido que los mejores planteamientos son los de Ciudadanos que, además, parten del centro del espectro político por lo que permitirían llegar a acuerdos tanto con el PP como con el PSOE llegado el caso.
POLITIQUEOS PERSONALISTAS
En este sentido, el diputado de C's ha indicado que tras los comicios de junio darán "preferencia al partido que esté más dispuesto a hacer buenas políticas públicas", porque "lo demás es politiqueo e intereses personalistas de los líderes políticos".
De hecho, ha recordado que si tras el 20 de diciembre Ciudadanos hubiera sumado con alguno de los partidos constitucionalistas "ahora habría un Gobierno de España", y ha insistido en que en esta nueva oportunidad habrá "una nueva mesa de negociación" en la que se verá "qué se puede conseguir y qué no" con un partido u otro.
No obstante, no ha perdido la ocasión para criticar al PP por estar prometiendo futuras bajadas tributarias pese a las advertencias de Bruselas de que los actuales Presupuestos no permiten alcanzar los objetivos de déficit, lo que podría llevar incluso a la primera multa a un estado miembro. "O mienten absolutamente o están dispuestos a poner España en riesgo y poner la credibilidad del país en cuestión", ha acusado.
A la par, ha señalado que los socialistas tienen "una serie de mochilas históricas y algunos impedimentos de compromisos con algunos grupos de interés que les impiden, probablemente, hacer realmente las políticas que les gustaría hacer", aunque ha puesto en valor el acuerdo que alcanzaron para la investidura de Pedro Sánchez, que "podría ser una base" de discusión este próximo verano.