Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jamón de Jabugo de Ohio, Rioja de Oklahoma o Ribera de Wisconsin

¿Se imaginan un jamón de Huelva jabugo producido en EEUU y luego exportado y vendido en España? La primera gran diferencia es que en EEUU está permitido hormonar a los animales y casi seguro no veríamos a los cerdos pasear libremente por una dehesa. Resultado: un producto de menos calidad pero también más barato porque los costes son más bajos.

Es lo que teme la industria agroalimentaria española y más en concreto Las denominaciones de origen, productos de calidad que han pasado controles muy estrictos para obtener ese sello y que se preguntan si con el Tratado de Libre Comercio se rebajarán los estándares de calidad alimentaria. En EEUU las denominaciones de origen no existen. En Europa hay unas 3.500, 400 de ellas en España. Turrón de Jijona, azafrán de La Mancha, vinos de Rioja o Ribera, la lista es extensa. Europa asegura que las denominaciones de origen son una línea roja del TTIP. Línea roja que afectaría a 200 denominaciones europeas, unas 25 españolas; pero tras las últimas filtraciones del acuerdo que han visto la luz, el sector está preocupado. La industria agroalimentaria americana mueve cifras millonarias y es un lobby potente ¿Serán las denominaciones de origen moneda de cambio de este acuerdo?

El problema no se detiene aquí. Desde 2006 EEUU reconoce 26 denominaciones de origen españolas, productos que no se pueden copiar ni exportar; fuera quedan vinos como el de Jerez que California produce. El Jerez, localizado en una zona geográfica, elaborado a partir de una determinada técnica es una marca comercial más cuando llega a EEUU. De triunfar la tesis americana todas las denominaciones de origen serían simples marcas, así que podríamos encontrar Rioja de Oklahoma, Ribera de Wisconsin o Jamón de Jabugo de Ohio.

En España todavía resuenan las palabras del ministro de Agricultura alemán: "si queremos beneficiarnos de las ventajas que tendrá el libre comercio con el gigantesco mercado americano no podemos proteger cada tipo de salchicha o queso alemán como si fuesen especialidades". Las denominaciones de origen no están en contra de ampliar su mercado pero sí de un acuerdo que suponga rebajar los estándares de calidad por los que tanto han luchado.