Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Deutsche Bank pacta la venta del Worldwide Plaza en Nueva York, según un diario

Imagen de la sede del banco alemán Deutsche Bank, en Frankfurt Main, Alemania. EFE/Archivotelecinco.es
Deutsche Bank ha alcanzado un acuerdo con un grupo de inversores para vender el Worldwide Plaza, un rascacielos de oficinas de Nueva York afectado por la recesión y la caída de precios del sector inmobiliario, publica hoy The Wall Street Journal en su edición digital.
El rascacielos forma parte de los siete inmuebles que el conocido inversor Harry Macklowe compró en bloque en 2007, antes de que estallara la burbuja inmobiliaria, a Equity Office Buildings, por entonces la mayor inmobiliaria de oficinas del país y que luego fue adquirida por Blackstone.
El diario económico, que no identifica sus fuentes, detalla que el grupo comprador está liderado por los fondos de inversión RCG Longview y George Comfort & Sons.
Deutsche Bank ya ha vendido los otros seis edificios de Macklowe con los que se hizo a comienzos de 2008 porque, con la caída del sector inmobiliario, el inversor no podía hacer frente a la deuda de 7.000 millones de dólares que solicitó al banco (5.800 millones) y a Fortress (1.200 millones) para financiar la operación.
Uno de los edificios que se ofreció entonces para respaldar aquel crédito fue el imponente General Motors Building de la Quinta Avenida de Manhattan, bajo el que se encuentra la juguetería FAO y una de las más conocidas tiendas de Apple.
Finalmente, tuvo que ser vendido hace un año por 2.900 millones de dólares.
Según el diario económico, el Worldwide Plaza, situado en la Octava Avenida entre las calles 49 y 50 de la isla neoyorquina, tenía sin ocupar el 50 por ciento de su espacio de oficinas debido en parte a la crisis y la drástica caída de precios en la zona.
Coronado por un tejado de cobre y una pirámide de cristal conocida como "el diamante de David" por el nombre del arquitecto (David Childs), el inmueble se puede ver desde buena parte de la ciudad y forma parte del 'skyline' de la costa oeste de Manhattan.
Con sus 47 pisos y 237 metros de altura, está considerado entre los cien edificios más altos del mundo y los veinte de Nueva York.