Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El bloqueo de las marcas de Dhul aplaza a septiembre la valoración de la oferta por la fábrica de Granada

El bloqueo de las 34 marcas de Dhul decretada a finales de julio por el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Granada ha supuesto que se aplace hasta septiembre el estudio de la oferta de compra que han presentado un grupo de trabajadores para hacerse con el centro de producción de la empresa en Granada.
Según han explicado a Europa Press fuentes de la operación, esta decisión forma parte del conjunto de medidas cautelares adoptadas por el juez para impedir cualquier intento de los Ruiz-Mateos de transferir las marcas de Dhul a terceras sociedades controladas también por la familia, después de que la administración concursal recibiera informaciones a este respecto.
La citada oferta para la compra del centro de producción de Dhul en Granada fue presentada el pasado mayo ante la administración concursal por un valor de entre 21 y 22 millones de euros, aunque la oferta "puede variar al alza". Procede de un grupo de trabajadores que incluye a inversores vinculados al sector de la industria, aunque no es la única propuesta que se ha puesto encima de la mesa, según han añadido las mismas fuentes.
La intención de los posibles compradores es mantener la plantilla actual de 202 trabajadores, después de que el Juzgado autorizara en junio un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que se saldó con el despido de 82 empleados, en virtud de un acuerdo entre los administradores concursales y el comité de empresa.
La administración concursal del Grupo Dhul abrió en mayo un nuevo proceso para vender la unidad productiva de la compañía, después de que una primera adjudicación fuera cancelada por el juzgado por incumplir los compradores las condiciones suspensivas acordadas.