Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dimite el consejero delegado de Portugal Telecom por la crisis del Grupo Espírito Santo

El presidente y consejero delegado de Portugal Telecom, Henrique Granadeiro, ha presentado este jueves su dimisión una vez "salvado el proyecto" de fusión con Oi después de que Rioforte, filial del Grupo Espirito Santo, no abonara una deuda de 897 millones de euros con la operadora.
En un comunicado a la CMVM, la empresa anuncia la dimisión de su consejero delegado y convoca para el 8 de septiembre los nuevos términos de su fusión con la operadora brasileña Oi aprobados por el consejo de administración.
En su carta de renuncia a la que han tenido acceso varios medios portugueses, Granadeiro se muestra "sorprendido" por el incumplimiento generalizado de las obligaciones de Banco Espírito Santo con PT en el marco de la crisis del grupo BES.
En este sentido, añade que era su deber asumir el encargo de evitar o aminorar las consecuencias de los impagos de las empresas de Espirito Santo y continuar con el proceso de fusión con la brasileña Oi en su fase final.
Por ello, aclara que no presentó su dimisión antes porque consideraba que su deber era "salvar el proyecto de fusión" con Oi y garantizar las condiciones de igualdad en la futura empresa resultante de la integración.
Ahora, considera que, tras la aprobación del consejo de administración de los documentos que se someterán a votación en la junta de accionistas, ha cumplido con su objetivo y es el momento de renunciar a sus cargos en PT.
En este contexto, señala que "convive bien" con sus actos, pero no con las cargas y las responsabilidades de los demás, y se muestra convencido de que la auditoria aclarará los procesos y las causas del incidente y demostrará que siempre actuó en buscar de lo mejor para los intereses de PT, sus colaborados y todos sus accionistas.
Portugal Telecom ha tenido que reducir hasta el 25,6% la participación que tendrá en la compañía resultante de su fusión con la operadora brasileña Oi después del impago de Rioforte, porcentaje inferior al 38,1% que se calculaba que controlaría cuando se anunció la fusión en octubre.