Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Draghi espera que se reanude la recuperación en la eurozona, pero avisa de que los riesgos sion "a la baja"

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha confiado en que se reanude la recuperación de la economía de la eurozona, aunque seguirá siendo modesta y los riesgos que rodean sus perspectivas futuras son "a la baja".
En un discurso en la reunión del Comité Monetario y Financiero Internacional (IMFC por sus siglas en inglés), Draghi señala que los últimos datos macroeconómicos disponibles hasta septiembre confirman el "debilitamiento" del impulso del crecimiento en la eurozona iniciado en el segundo trimestre.
En este sentido, el presidente del BCE advierte de que este debilitamiento podría aplazar un poco más la reanudación de la inversión privada, que se está viendo afectada también negativamente por los "elevados" riesgos geopolíticos.
Por ello, remarca que una implementación "firme" de la consolidación fiscal, de forma que sea al mismo tiempo favorable al crecimiento, y una determinación en los esfuerzos de reforma estructural "debería contribuir" a apoyar la mejora de la confianza de ciudadanos y empresas.
"En este contexto de recuperación global desigual, que está afectando también a la forma y la fortaleza del repunte de la eurozona, el BCE ha estado determinado en cumplir con su mandato de mantener la estabilidad de precios en el medio plazo en la eurozona", añade.
A este respecto, subraya que los riesgos para las perspectivas de inflación deben vigilarse de cerca, entre los que menciona las peores dinámicas de crecimiento, la evolución del tipo de cambio y la situación geopolítica y su transferencia a la política monetaria.
Draghi también reitera que el Consejo de Gobierno del BCE es "unánime" a la hora utilizar más herramientas no convencionales que estén dentro su mandato en caso de sea necesario para hacer frente a los riesgos de un periodo de baja inflación "demasiado largo".