Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los precios en EEUU permanecen estables en julio por segundo mes y bajan la inflación interanual al 1,4%

El Índice de Precios de Consumo (IPC) de Estados Unidos se mantuvo estable por segundo mes consecutivo en julio respecto a junio, mientras que en los últimos doce meses los precios subieron un 1,4%, tres décimas menos que el mes anterior, según informó el Departamento de Trabajo estadounidense.
El Departamento de Trabajo destaca que los principales indicadores que conforman el dato global registraron "pequeños movimientos en julio", por lo que el descenso de tres décimas en los precios de la energía compensó el aumento de una décima de los precios de los alimentos y de la inflación subyacente.
Dentro la energía, las caídas de los precios de la electricidad (-1,3%), el gas natural (-2%) y el gasóleo (-0,5%), que lograron compensar el leve incremento de tres décimas del índice correspondiente a la gasolina.
Por su parte, la inflación subyacente subió una décima en julio, despues de cuatro meses consecutivos aumentando un 0,2%. En concreto, la vivienda aumentó una décima por segundo mes consecutivo, al tiempo que también repuntaron los precios de la atención médica, el tabaco, el mobiliario y las reformas del hogar y la moda.
Por el contrario, el Departamento de Trabajo informó de que descendieron en julio respecto al mes anterior los precios de las tasas aéreas, los camiones y vehículos usados, el ocio y los nuevos vehículos.
En términos interanuales, la inflación en Estados Unidos cayó desde el 1,7% de junio al 1,4%, lo que supone su nivel más bajo desde noviembre de 2010. En concreto, la inflación subyacente se sitúo en el 2,1%, una décima por debajo del dato de junio y su menor nivel desde octubre de 2011. Por su parte, los precios de la alimentación aumentaron un 2,3%, mientras que los de la energía descendieron un 5%.