Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ERC pide que el Tribunal de Cuentas fiscalice al grupo Tragsa y las retribuciones de sus directivos

Esquerra Republicana quiere que el Tribunal de Cuentas fiscalice las cuentas del grupo Tragsa, integrado en la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), con especial atención a los gastos de gestión y a las remuneraciones, tanto de trabajadores como de directivos.
La formación catalana destaca que en los últimos tres años dicho grupo ha acumulado un resultado negativo de 72,6 millones de euros y, a pesar de ello, en el ejercicio de 2016 fijó una retribución anual para su presidencia de 190.015 euros, "muy por encima del doble de la retribución del presidente del Gobierno, que fue de 79.000".
Así lo señalan los parlamentarios republicanos Xavier Eritja y Joan Capdevila con arreglo a la información del Portal de Transparencia, donde también se pone de relieve que el grupo Tragsa ha pasado de unos beneficios de 12,8 millones en 2011 a unas pérdidas de 21,9 millones en 2015.
Por esta razón, ha registrado una batería de preguntas en el Congreso para conocer cuáles son las razones que justifican las pérdidas continuadas "sin aparente justificación" de los tres últimos ejercicios y qué medidas tiene previstas el Gobierno para corregir la situación.
Además, y en relación a las retribuciones de los directivos, solicita información sobre los del grupo Tragsa y de cada una de sus empresas, los criterios para fijarlas "y qué porcentaje representan anualmente sobre el total de la masa salarial".
ENCOMIENDAS DE GESTIÓN
De forma paralela, el grupo de Esquerra en el Senado ha solicitado a la Comisión Mixta para las relaciones con el Tribunal de Cuentas aprobar el encargo a dicho tribunal de la elaboración de un informe de fiscalización sobre Tragsa y las encomiendas de gestión recibidas.
La petición, que firman los senadores Mirella Cortès y Robert Masih, también pretende aclarar si las encomiendas de gestión realizadas con el grupo Tragsa cumplen con las recomendaciones que el propio Tribunal de Cuentas fijó en abril de 2015 para este tipo de relación administrativa.
El grupo Tragsa forma parte de la Sociedad de Participaciones Industriales (SEPI) que, a 31 de diciembre de 2016, poseía el 51% de la propiedad de cada una de las empresas que constituyen el grupo: Tecnologías y Servicios Agrarios S.A. (Tragstec); Colonización y Transformación Agraria S.A. (CYTASA), constituida en Paraguay; y TRAGSA Brasil Desarrollo de Proyectos Agrarios, LTDA. El resto del accionariado lo constituyen el Fondo Español de Garantía Agraria, la Dirección General de Patrimonio del Estado y distintos gobiernos de comunidades autónomas.