Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Economía (Amp.) El Banco de España advirtió a la CAM de su gran concentración inmobiliaria en 2004, 2005 y 2006

El exdirector general del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) Julián Atienza ha afirmado este miércoles que el Banco de España (BdE) hizo constar "al menos en tres ocasiones" a los administradores de Caja Mediterráneo (CAM) que "tenía gran concentración en el sector inmobiliario", en 2004, 2005 y 2006, así como de los "efectos que podía tener" para la entidad esa importante exposición al riesgo inmobiliario.
Así lo ha señalado el primer director general del FROB desde su creación en junio de 2009 hasta su renuncia en septiembre de 2011 durante su comparecencia en la comisión de investigación de la CAM en las Corts Valencianes, por la que ha pasado a continuación su sucesor, Mariano Herrera, quien ha repasado el proceso de venta de la entidad.
A preguntas de los grupos de la oposición --PSPV, Compromís y EUPV-- por la labor de supervisión e inspección de las cajas realizada por el Banco de España a la vista del "panorama desolador" descubierto después, Atienza ha remarcado que la CAM presentaba "cuentas buenas", en las que "se veía que había una concentración importante en el sector inmobiliario y así se le hizo constar al menos en tres ocasiones a sus administradores".
El que fuera director del Departamento de Inspección de Cajas del Banco de España de 2004 a 2008 ha asegurado que, de 2004 a 2006, instaron a los dirigentes de la CAM a que "tomaran medidas", pero "no es que no hicieran caso, es que hacían todo lo contrario" y que, de hecho, el peso inmobiliario aumentó del 20 al 25 por ciento y después al 30 por ciento en ese período.
Además, ha recalcado que el BdE "no ha discriminado nunca a una entidad sobre otra", sino que "los criterios siempre han sido homogéneos", si bien "puede haber unos inspectores más duros y otros menos duros porque no hay dos profesionales que sean iguales", pero "eso no se manda a propósito". "Hay una circular de criterios contables que se tiene que aplicar", ha subrayado.
Atienza ha destacado que "el principal responsable de cada entidad es el consejo de administración, que es el que ha decidido concentrarse en un sector y se ha equivocado", con independencia del papel de los supervisores, quienes se concentran en la solvencia de estas entidades y tuvieron que intervenir porque "no se puede dejar caer un sector financiero".
En la misma línea, ha defendido que "la supervisión está para evitar crisis sistémicas", no de entidades concretas, fundamentalmente porque "no hay medios humanos" para realizar una inspección exhaustiva continua de todas las entidades, sino un "seguimiento trimestral de balances" para, en función de sus resultados, decidir "qué inspecciones se van a hacer".
En cuanto al papel de la Generalitat y los contactos con los consellers de Economía por los que se interesaban el socialista Ángel Luna y Mireia Mollà, de Compromís, ha indicado que no tuvo "ninguna conversación" con el Gobierno valenciano, salvo un contacto con el exconseller José Manuel Vela, con quien coincidió cuanto se intervino la CAM y se "saludó". "Qué hacía Vela en la CAM, no lo sé", ha confesado ante las preguntas de la oposición por ese encuentro.
"LOS SUELDOS ERAN COMPETENCIA DE LAS CCAA"
El representante de EUPV Lluís Torró le ha preguntado por "irregularidades" detectadas en la CAM como "sueldos mal regulados, excesivos para administradores, que no correspondían", a lo que Atienza ha replicado que "era un tema en el que el Banco de España no entraba porque se entendía que era competencia de las comunidades autónomas", mientras que el organismo estatal "era supervisor de la solvencia y de las normas establecidas para los bancos".
A preguntas de Vicente Betoret (PP) por esa competencia autonómica sobre los sueldos de los administradores, Atienza ha insistido en que "eran competencia de las comunidades autónomas" dado que hubo un "conflicto competencial" y "el Tribunal Supremo dictaminó que el Banco de España tenía competencia sobre la solvencia y se puede interpretar que -el tema de los sueldos-- era competencia de las comunidades autónomas".
En cuanto al proceso seguido con la CAM, el ex director general del FROB ha detallado los pasos dados y ha insistido en que el SIP para la creación de Banco Base "se rompió porque no se pusieron de acuerdo sus miembros" y en que "era mucho más económico vender la CAM que liquidarla".
"COSTE ENORME, PERO MUY INFERIOR AL DE UNA LIQUIDACIÓN"
Sobre esta cuestión, Mariano Herrera ha cifrado el coste de la venta a Banco Sabadell --al que adjudicó la entidad alicantina por un euro-- en "unos 8.000 millones de euros", 5.249 millones correspondientes a la inyección inicial de capital y "2.600 o 2.700 de pérdida esperada" por el esquema de protección de activos establecido para un período de diez años.
A su juicio, "es un coste enorme, pero muy inferior al de una liquidación", que se estimó por parte de los expertos independientes en "entre 16.500 y 19.500 millones de euros".
A preguntas de la oposición, ha recalcado que esa adjudicación "se diferencia en todo de un regalo" porque el Sabadell requirió esos fondos "para que la operación pudiera ser factible", al entender que "el deterioro de los activos de CAM era tal que los pasivos eran muy superiores y para que compensara, necesitaba eso".
"ESO NO ES UN REGALO"
"El FROB está vendiendo un banco, que son unos activos y pasivos, y si los pasivos valen más, hay que pagar la diferencia, eso no es un regalo y la prueba es que ninguna otra entidad hizo una oferta", ha sentenciado Herrera, quien "desearía que hubiera habido mejores ofertas".
Sobre la posibilidad de que las declaraciones de Fernández Ordóñez acerca de que "la CAM era lo peor de lo peor" influyesen en el proceso, ha subrayado que "estas entidades no se basaban a la hora de hacer ofertas o en un conocimiento superficial y en alguna frase que han oído, sino en un análisis a fondo de todos los activos, pasivos y contingencias de la entidad".
Por otro lado, ha asegurado que "es mucho más difícil que los supervisores vean cosas que son indicio de delito porque no es su función, que es la solvencia, y no es lo mismo ser supervisor que administrador de una entidad". Así, ha explicado que "el FROB --y no el BdE-- es el que tiene acceso a toda la información", incluida alguna "muy útil" en este sentido como "correos electrónicos y otros papeles que no se entregan al Banco de España y otros supervisores".