Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Economía (Ampl.) La Cámara de Comercio cree que se están retrasando algunas inversiones, pero no ve "grave" la situación

El presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, ha admitido que se están produciendo algunos retrasos en las inversiones por la incertidumbre política que vive el país, aunque, a su parecer, la situación no es grave y se puede reconducir.
Así lo ha señalado Bonet a los medios antes de participar en un almuerzo organizado por la Asociación Española de Directivos, donde ha considerado "inevitable" que los inversores se vuelvan más "cautelosos" cuando se produce una situación así.
"Pero todavía no hay un parón de una entidad realmente grave que haga pensar que esto no va a enderezarse", ha señalado Bonet que, sin embargo, ha asegurado que cuanto antes se llegue a una situación que permita preservar la estabilidad, "mejor".
A su parecer, hay que esperar a que los partidos políticos hagan su juego y lleguen a un acuerdo o pacto bueno para el país, porque España necesita estabilidad. "La recuperación es un hecho y no debe truncarse, de eso depende el bienestar de la gente", ha recalcado.
Según Bonet, España vive un momento de incertidumbre que hace que todo el mundo sea más cauteloso, pero de momento la situación no es grave y hay tiempo para que se solucione. "Todos los esfuerzos que se hagan para buscar la estabilidad serán bienvenidos", ha añadido.
Durante su intervención, Bonet ha asegurado que los partidos "no tienen más remedio que pactar", y ha recordado que en Europa son normal este tipo de pactos. "Hay que presumir buena fe, ir juntos, dialogar y hacerlo con altura de miras", ha subrayado, tras asegurar que la estabilidad política es una "condición sine qua non" para que la recuperación se consolide.
Además, ha recordado que esta situación está "aderezada" por el desafío secesionista catalán, aunque ahora el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ya reconoce que no ganaron el plebiscito de septiembre y que su objetivo debe ser ensanchar la base independentista.
Por otro lado, Bonet ha destacado la labor del Gobierno que ha ayudado a superar la crisis gracias a las reformas que se han puesto en marcha y a la consolidación fiscal. De hecho, el Ejecutivo ha conseguido una cosa "importante", según Bonet, que el pueblo asumiese lo que había que hacer.
UNA OPORTUNIDAD MAGNÍFICA.
Tras estas reformas, España está ahora en un momento "crucial" que supone una "oportunidad magnifica", a pesar de los riesgos que hay a nivel externo e interno. De hecho, Bonet cree que los riesgos externos no son tan determinantes, pero sí hay que resolver los relacionados con la pluralidad de partidos que han arrojado las elecciones del 20 de diciembre.
Según Bonet, es el momento de anteponer los intereses generales y el bienestar de los ciudadanos apostando por el pacto. Esto permitirá que España dé un nuevo salto en los próximos diez años de modernidad, progreso y desarrollo.
Para conseguirlo, hay que cooperar en la planificación estratégica de la economía, adaptarse a la globalización, ayudar a las pymes en la internacionalización y trabajar juntos desde la dirección de las empresas. "Creo que es el momento oportuno", ha dicho.