Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Economía prevé que el IPC cierre el año por debajo del 1% y descarta una pérdida de poder adquisitivo

La secretaria de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Irene Garrido, ha señalado este jueves que el IPC se seguirá moderando y cerrará en diciembre "incluso por debajo del 1%", por lo, junto a la "esperada" subida de salarios pendiente de cerrar en la negociación colectiva, hace descartar una pérdida de poder adquisitivo, si bien ha subrayado que la mejora de la economía y el empleo tiene que verse "reflejada en los salarios".
En rueda de prensa para analizar los datos del IPC de junio, que el INE ha confirmado que se moderó cuatro décimas, hasta el 1,5%, Garrido ha explicado que los datos confirman que "se cumplen las previsiones del Gobierno", que apuntaban a que, tras iniciar el año con un alza de los precios del 3%, se produciría una reducción a partir del segundo trimestre.
Garrido ha explicado que esta reducción de los precios en los últimos meses, junto a la evolución prevista sobre el precio del petróleo, hará que el IPC cierre en diciembre "entorno al 1% e incluso por debajo". Asimismo, ha señalado que la moderación del IPC al 1,5% en junio se debe a la desaceleración de los precios de los productos energéticos y en menor medida de la alimentación no elaborada, si bien a nivel intermensual el IPC se mantuvo respecto al mes previo, frente al repunte del 0,5% en junio de 2016.
Respecto a la tasa subyacente, que no tiene en cuenta las partidas más volátiles, como la energía o la alimentación no elaborada, ha indicado que repunta dos décimas, hasta el 1,2%, debido a la desaceleración de todos sus componentes, principalmente servicios y en concreto el turismo, al tiempo que el IPC armonizado se redujo en junio cuatro décimas respecto a mayo, hasta el 1,6%.
Mientras, la variación para el conjunto de la zona euro fue del 1,3%, por lo que el diferencial de inflación entre España y la eurozona es de tres décimas, la misma que en mayo, al tiempo que la inflación subyacente armonizada del 1,3% sitúa el diferencial con la de la zona euro (1,2%) en una décima.
LA "ESPERADA" SUBIDA SALARIAL
"Se prevé que en los próximos meses continúe la gradual convergencia de la tasa de inflación general hacia la subyacente", ha añadido Garrido, quien ha negado que haya habido una pérdida de poder adquisitivo, ya que la remuneración real por asalariado deflactada por el consumo privado fue del 0,2% en 2016, mientras que la inflación media se situó en el -0,2%.
"La inflación se está moderando y acabaremos con la misma conclusión, sobre todo contando con que se va a producir esa subida de salarios esperada", ha recalcado. En esta línea, Garrido ha defendido que es "normal" que a medida que se va recuperando la actividad económica se refleje en los salarios, puesto que "una vez que se crea empleo es necesario que la creación de empleo vaya acompañada de una ganancia de poder adquisitivo", pero unida también a una ganancia de competitividad y "sin olvidar seguir creando empleo".
Igualmente, se ha referido a la última revisión del cuadro macroeconómico del Gobierno, que elevó del 2,7% al 3% la previsión de crecimiento, como paso previo a la elaboración de los Presupuestos de 2018.
La secretaria de Estado de Economía ha indicado que las nuevas previsiones son "prudentes y creíbles y se van a alcanzar", y ha recordado que los principales organismos internacionales están revisando también sus previsiones al alza, así como en España organismos como la AIReF o el Banco de España, que calcula que el PIB se elevó un 0,9% en el segundo trimestre.