Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ecuador no paga los interés de los bonos Global 2030 y prepara una respuesta sobre las deudas

El Gobierno de Ecuador anunció hoy que no pagará un cupón de intereses de los bonos Global 2030, cuyo plazo vencía el próximo domingo y anunció que está por concluir una respuesta general a su decisión de declarar en moratoria ciertos tramos de la deuda exterior que considera "ilegítimos".
La ministra ecuatoriana de Economía, María Elsa Viteri, anunció esa decisión en un escueto comunicado de prensa, en el que recuerda que en febrero pasado Ecuador se acogió a un periodo de "moratoria técnica" de un mes para el pago de un cupón de intereses por 135 millones de dólares de los Global 2030.
El escrito añade que "Ecuador ha decidido no hacer el pago de los intereses al final de la mora técnica, porque está concluyendo (...) la propuesta de solución global, en relación a los bonos 2012 y 2030", cuya contratación es considerada "ilegítima" por el Gobierno.
El Ejecutivo ecuatoriano ha indicado que la propuesta pretende dar una solución integral al capítulo de la deuda externa que considera ilegal, sobre todo la deuda comercial de 3.200 millones de dólares.
Esa propuesta, según las autoridades del país andino, se presentará a los acreedores en el momento que considere oportuno.
Ecuador también declaró en moratoria (no pago) a los bonos Global 2012, a los cuales los considera "ilegítimos", por haber sido contratados en gobiernos anteriores con indicios de irregularidades y que han causado perjuicios al Estado.
El pasado 20 de noviembre, una Comisión para la Auditoría Integral del Crédito Público (CAIC), creada por el Ejecutivo ecuatoriano, concluyó que varios tramos de la deuda, incluidos los Global 2012 y 2030, presentaban indicios de "ilegalidad".
El Gobierno emprendió entonces un análisis, junto con abogados nacionales e internacionales, con el fin de establecer la estrategia jurídica y financiera que le permita eliminar o renegociar el pago de esos segmentos de la deuda.
También el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, ha remarcado en varias ocasiones que no puede permitir el pago de una deuda que considera "inmoral, ilegítima e ilegal", y ha señalado que se estudian "estrategias jurídicas del caso", pues la ilegalidad se debe comprobar en tribunales internacionales.
La deuda externa pública de Ecuador supera los 10.000 millones de dólares.