Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejecutivo italiano comunica este viernes el relevo en la cúpula de empresas de control estatal, como Enel

Andrea Brentan, consejero delegado de Endesa, figura entre los candidatos a sustituir a Fulvio Conti al frente de la energética
El Ejecutivo de Matteo Renzi anunciará previsiblemente este viernes el relevo de sus representantes en los consejos de administración de las empresas controladas por el Estado, lo que implicará cambios en la presidencia de multinacionales como la petrolera Eni, la 'utility' Enel, o el conglomerado industrial Finmeccanica, entre otras, informaron a Europa Press en fuentes conocedoras de la decisión.
La razón de que el anuncio esté previsto para este viernes estriba en que, según la normativa vigente, el Gobierno italiano debe comunicar los cambios en las cúpulas de las empresas bajo control estatal --entre las que también figuran el gestor de la red eléctrica Transa y el operador postal Poste Italiane-- con una antelación de un mes sobre la fecha de la celebración de las juntas generales de accionistas de estas empresas.
Por razones de calendario, la primera empresa en la pista de salida es Eni, cuya junta de accionistas se celebra a principios de mayo, por lo que el relevo de su consejo y, por tanto, de su presidencia, que ostenta Paolo Scaroni, debería ser el primero en ser anunciado.
Sin embargo, Renzi ha decidido hacer tabla rasa y comunicar a la vez todos los cambios en los órganos de gobierno de empresas públicas -cuyos mandatos tienen una duración de tres años- para evitar un goteo de salidas, quinielas y especulaciones en torno a los posibles candidatos a sucederles.
Bajo este criterio, el viernes también se hará público el relevo de Fulvio Conti al frente de Enel, después de acumular tres mandatos en el cargo. Conti, un profesional bien valorado en el sector, cimentó su prestigio de gran negociador al imponerse en la OPA sobre Endesa frente a rivales de la talla del grupo alemán E.ON, si bien esta operación también multiplicó la deuda de la compañía energética italiana.
La salida de Conti de la presidencia de Enel puede repercutir en su filial española, dado que uno de los nombres que se barajan para sucederle es Andrea Brentan, consejero delegado de Endesa, al igual que el de otros dos directivos vinculados al grupo, como el director financiero, Luigi Ferrari, o el consejero delegado de Enel Green Power, Francesco Starace.
La candidatura de Brentan está encima de la mesa del primer ministro italiano, y como mejor aval cuenta con su impecable gestión al frente de Endesa, donde ha sido capaz de reducir los costes y elevar la eficiencia en un contexto muy complicado de mercado caracterizado por una reducción de la demanda, muchos cambios regulatorios y el recorte de ciertas retribuciones que han mermado la rentabilidad del sector.
Brentan, bajo cuya gestión y la de Borja Prado Endesa ha completado la reestructuración del negocio en Iberoamérica, es además una de las opciones preferidas por los analistas para la nueva dirección de Enel, en la que prefieren directivos que conozcan la compañía y sean capaces de abordar la complejidad de los retos futuros.
Entre los asuntos a los que deberán enfrentarse los nuevos altos directivos de Enel figuran la integración de las renovables, la consolidación en Iberoamérica, el reforzamiento del 'rating' y la contención de la deuda, que a finales del año pasado se situaba en 39.900 millones.