Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Empleados de empresas auxiliares de la refinería de Tenerife convocan huelga contra los despidos

Los trabajadores de las empresas auxiliares de la Refinería de Cepsa de Santa Cruz de Tenerife, junto con la Federación de Industria de CC.OO. Canarias y USO Canarias, han convocado huelga y concentración de protesta para este jueves y el 4 de febrero, desde las 06.30 hasta las 08.30, como muestra de "repulsa" por los continuos despidos a los trabajadores de Moncobra, Masa, Masa Servicios y UTE Tenerife Masa-Moncobra, pertenecientes al grupo ACS de su división de Servicios Industriales.
CC.OO. informa en una nota de que además, a los trabajadores que siguen prestando sus servicios, se les amplia su jornada de trabajo para cubrir el volumen de trabajo existente con menos personal, lo que agrava "aún más" el paro existente en las islas, y en especial, dentro del sector industrial.
"Los trabajadores decimos 'basta ya' de toda esta situación y exigimos a las empresas agrupadas en UTE que paren con la sangría de despidos y se sienten con la representación de los trabajadores a buscar una salida acordada y negociada que pare esta situación, y hacemos un llamamiento a Cepsa para que continúe invirtiendo en las instalaciones para darle continuidad y viabilidad a esta empresa tan arraigada en Santa Cruz", explica.
Según el sindicato, las instalaciones de la Refinería han estado desde principios del siglo pasado en Santa Cruz de Tenerife, "dando empleo a numerosos trabajadores y ha sido motor del desarrollo industrial en la isla, con empleo directo y también generando muchas actividades que van desde la portuaria hasta la de venta de suministros e insumos".
A su juicio, el complejo "aporta riqueza y diversificación a la economía canaria, que cada vez es más dependiente y pobre en actividad industrial ante la impasibilidad de las autoridades competentes y la avaricia de un grupúsculo mucho más interesado en pegar un pelotazo urbanístico que hacer un bien a sus vecinos".