Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Empresas españolas llegan a Marruecos en busca de negocios contra la crisis

Más de 200 empresas españoles y marroquíes buscan desde hoy oportunidades para sortear mejor la crisis a través de nuevos negocios, en el V Foro de Inversiones y Cooperación Empresarial Hispano-Marroquí.
Al encuentro, que deja por primera vez Tánger para celebrarse en Casablanca, han acudido más compañías que en anteriores ediciones, si bien es previsible que la cita no sea tan fructífera como en otras ocasiones, como apuntaron empresarios presentes en el foro.
Pese a todo, la secretaria de Estado española de Comercio, Silvia Iranzo, y el ministro marroquí de Comercio Exterior, Abdelatif Maazuz, abrieron hoy los dos días del foro con un mensaje optimista respecto a las posibilidades que ofrece Marruecos en tiempos de crisis.
En el encuentro se celebrarán en torno a 265 reuniones bilaterales entre las 71 compañías españolas y las 130 marroquíes presentes.
En un desayuno con la prensa antes del comienzo del foro, Iranzo aseguró que "de las ruedas de negocios saldrán operaciones conjuntas en sectores muy diversos, no constreñidos a los que hemos señalado como prioritarios en este foro".
Por su parte, Maazuz apuntó que los sectores en los que se abren más oportunidades para las empresas españolas se centran en la automoción, la aeronáutica y el "offshoring", además de otros clásicos como el textil y los productos alimentarios.
Sin embargo, los presentes en el foro destacaron de forma unánime las grandes posibilidades en el campo de la energía, principalmente las renovables.
Álvaro Navarro, de Zero Emissions (filial de Abengoa), explicó que, como país en desarrollo, Marruecos tiene necesidades por cubrir tanto en obra civil como en infraestructuras, y apuntó a las energías renovables y al tratamiento de aguas como dos de los "mirlos blancos" para España en tierras magrebíes.
También se apuntó en el foro la posibilidad de que empresas españolas hallen en Marruecos los créditos bancarios que en España resulta complicado conseguir en la actualidad.
Iranzo reconoció que el sector financiero marroquí "está saneado y tiene grandes posibilidades de desarrollo", si bien aclaró que éste no representa uno de los objetivos prioritarios que se ha marcado su ministerio ni el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) en su relación con Marruecos.
Como colofón a esta primera jornada de encuentros, el ICEX suscribió con su institución homóloga Maroc Export un acuerdo por el que ambos organismos se comprometen a reforzar su cooperación a través del intercambio de su "know-how" (saber hacer).
Está previsto que los representantes de ambas instituciones aborden hoy la creación de un plan conjunto en el que esta cooperación se traduzca en acciones precisas.
Las relaciones comerciales entre Marruecos y España atraviesan por un momento especialmente dulce, como certifican las cifras.
Pese a ello, dentro del foro se oyeron voces que atribuyen a algunos participantes cierta "desesperación" por encontrar en estas jornadas oportunidades de negocio, antes que llegar con un plan elaborado de desembarco en el país magrebí.
En la última década España se ha consolidado como el segundo socio mercantil de Marruecos, por detrás de Francia, y la balanza comercial bilateral presentó un resultado favorable para España en 2008 de 837,5 millones de euros.
Este saldo fue el resultado de unas exportaciones españolas al país magrebí por valor de 3.642 millones de euros y unas importaciones de 2.804 millones.
Para España, Marruecos es su segundo cliente fuera de la Unión Europea (UE), tras Estados Unidos, y el noveno en el mundo.