Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EnComúPodem quiere una tasa sobre los bancos rescatados para que devuelvan su deuda

El 'Impuesto solidario' aspira a recuperar 61.000 millones en una legislatura
El candidato de EnComúPodem a las elecciones generales, Xavier Domènech, ha planteado este lunes un impuesto sobre los beneficios de los bancos rescatados con dinero público, para recuperar en una legislatura los 61.000 millones de euros del rescate bancario de 2012.
Lo ha dicho en la presentación de su programa económico con los números 3 y 4 por Barcelona, Josep Vendrell y Sònia Ferrer, y los eonomistas Sergi Cotilles y Lluís Torrens.
Domènech ha afirmado que sólo su candidatura propone devolver la deuda con este 'Impuesto solidario': "El resto dan por perdido un dinero cargado sobre las espaldas de los ciudadanos. Pero es una deuda y hay que devolverla".
"No se impondrá de golpe, sino a través de un impuesto que gravará sobre sus beneficios", según Domènech, que ha añadido que es un impuesto temporal que durará una legislatura y acabará al saldarse la deuda, y ha recordado que en los últimos años hay bancos rescatados que han alardeado de cifras de beneficios de más del 30 y del 40%.
Otra propuesta es una auditoría ciudadana de la deuda para identificar aquella parte que sea ilegítima, y que eso sirva de argumento para apoyar reducciones de la deuda, como la que recuerda que ha propuesto el FMI sobre la deuda griega, y que "tarde o temprano" asumirán los acreedores europeos.
Además de derogar la reforma laboral, propone un aumento del salario mínimo hasta el 60% de la media salarial española y alcanzar al final de la legislatura los 950 euros, para cumplir la carta de derecho social de Europa y una renta garantizada de 600 euros.
Los candidatos han cargado contra el modelo económico de los últimos gobiernos, especialmente los del PP, que a su juicio han apostado por la especulación a costa de la productividad, algo que quieren revertir.
UNA BANCA PÚBLICA QUE FINANCIE
Por eso pretenden crear una banca pública que financie a pymes, pequeños empresarios y autónomos, porque cree que se ha generado un sistema económico "enfermo" que otorga el crédito con criterios cercanos a redes clientelares --en concreto a las constructoras-- en vez de a los modelos productivos.
También proponen una modificación en el sistema impositivo que será progresivo porque "en este país ser rico sale barato", algo que vale también para las empresas, porque consideran una mala estrategia que haya pymes que deban pagar un 30% de lo que generan mientras las grandes empresas pagan sólo un 8% gracias a bonificaciones.