Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El auditor de Enagás incluye un párrafo de énfasis sobre la participación en el Gasoducto del Sur Peruano

EY, auditor de Enagás, ha incluido en su informe de revisión limitada sobre los estados financieros intermedios resumidos de Enagás un párrafo de énfasis en relación con la sociedad participada Gasoducto Sur Peruano (GSP), cuya concesión fue anulada en enero, si bien esta cuestión no modifica la conclusión del auditor.
En relación a este asunto y la situación derivada de la terminación de la concesión el pasado mes de enero, la compañía explica en su información financiera intermedia que no se han producido variaciones en la situación de GSP en el primer semestre de 2017, manteniéndose el registro de la inversión financiera por puesta en equivalencia en el balance del grupo al valor recuperable a través del procedimiento de cobro del valor neto contable previsto en el contrato de concesión.
Asimismo, se mantiene la situación legal de la compañía peruana tras el acuerdo del Departamento de Justicia de EEUU y la Fiscalía de Nueva York firmado en 2016 con Odebrech, y el acuerdo preliminar por el que la constructora brasileña se compromete a colaborar con la Fiscalía peruana en la investigación de sus actividades en Perú y otras investigaciones por presuntos delitos que podrían guardar relación con un proyecto de mejora y desarrollo de GSP.
Enagás no prevé que su participada se vea afectada por las responsabilidades económicas derivadas de hipotéticos delitos cometidos con anterioridad a la adjudicación de la concesión en julio de 2014, puesto que a esa fecha GSP no se había constituido.
Por ello, la empresa no prevé cambios en el procedimiento de recuperación mediante el valor neto contable, la metodología y estimación del valor neto contable considerada y el plazo previsto máximo de tres años de recuperación.
Adicionalmente, informa de que el pasado mes de febrero las autoridades peruanas publicaron un decreto de urgencia que asegura la continuidad de proyectos de inversión para la prestación de servicios públicos y cautela el pago de la reparación civil a favor del Estado en casos de corrupción, sin que de esto se derive un efecto negativo.
Por ello, Enagás no modifica la estimación sobre la recuperabilidad de la totalidad de la inversión de la participación en GSP, así como la cuenta a cobrar surgida tras la ejecución en enero de 2017 de las garantías prestadas por la compañía.
El consorcio Gasoducto Sur Peruano está formado por Odebrecht (55%), constructora brasileña investigada por presuntos casos de corrupción y sobornos a funcionarios de una docena de países para obtener ventajas en contratos públicos, Graña y Montero (20%) y Enagás (25%). El consorcio continúa la custodia de los activos del gasoducto, pese a que en enero pasado perdió la concesión del proyecto.
EY NO EXPRESA OPINIÓN DE AUDITORÍA
Por otro lado, EY llama la atención en que los estados financieros intermedios de Enagás del primer semestre no incluyen toda la información que requerirían unos estados financieros consolidados completos preparados de acuerdo con las Normas Internacionales de Información Financiera, adoptadas por la UE, por lo que, tal y como explica la propia empresa, dichos estados financieros deben ser leídos junto con las cuentas consolidadas del grupo correspondientes al ejercicio 2016.
Ambas cuestiones no modifican la conclusión del auditor de EY David Ruiz-Roso Moyano en su revisión limitada, "que en ningún momento puede ser entendida como una auditoría de cuentas", en la que afirma que no ha llegado a su conocimiento ningún asunto que haga concluir que los estados financieros adjuntos del semestre terminado el 30 de junio no han sido preparados, en todos sus aspectos significativos, de acuerdo con los requerimientos establecidos en la NIC 34, adoptada por la UE.
Una revisión limitada tiene un alcance "sustancialmente menor" que el de una auditoría realizadea de acuerdo con la normativa reguladora de la auditoría de cuentas vigente en España, según aclara el auditor, y no le permite asegurar que hayan llegado a su conocimiento todos los asuntos importantes que pudieran haberse identificado en una auditoría. Por ello, no expresa una opinión de auditoría de cuentas sobre los estados financieros intermedios de la empresa.
Enagás obtuvo un beneficio neto de 269,1 millones de euros en el primer semestre del año, lo que representa un 25,6% más que en el mismo periodo de 2016, tras la integración en las cuentas de GNL Quintero, según ha informado este martes la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
Sin tener en cuenta los efectos contables derivados de la consolidación de GNL Quintero por importe de 51,5 millones de euros, el crecimiento del beneficio 'stand alone' respecto al primer semestre de 2016 ascendería a 1,6%.