Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ence ve "un paso importante" la ratificación del preacuerdo para la recuperación de competitividad

La dirección de la empresa Ence-Energía y Celulosa califica de "paso importante" la ratificación con 215 votos a favor, 24 en contra y dos abstenciones del preacuerdo alcanzado este domingo entre la dirección de la compañía y el comité de empresa acerca de la situación del centro fabril tras anunciar la empresa el cierre de la planta de celulosa de Huelva y presentar un expediente de regulación de empleo (ERE).
Según ha informado la empresa en una nota, el acuerdo supone "un importante paso adelante en el cumplimiento del plan de recuperación de competitividad y resultados de la compañía puesto en marcha por Ence tras el recorte a la retribución de la cogeneración marcado por la reforma eléctrica".
La fábrica de Ence de Huelva dejará de tener un beneficio bruto de explotación (Ebitda) negativo de 25 millones de euros al año y con el cese de la actividad de celulosa mejorará este beneficio en 45 millones de euros anuales, ya que se mantendrá la planta de generación con biomasa de 40 megavatios (MW), que aporta un Ebitda de 20 millones de euros al año.
Del mismo modo, aseguran que esta reestructuración no afecta a la planta de generación con biomasa de 50 MW que Ence también tiene en Huelva inaugurada a finales del 2012.
Da así comienzo una nueva etapa en la actividad industrial de Ence en Huelva centrada en la explotación de la producción de energía renovable con biomasa gracias a sus dos plantas con una capacidad total de 90 MW, que supondrán un fuerte impulso para el Ebitda de la compañía.
La empresa y sus trabajadores han acordado que Ence promocione una nueva planta de biomasa en Huelva transformando las antiguas instalaciones de cogeneración existentes.