Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Endesa gana el 6,3 por ciento menos hasta junio por unas menores plusvalías

Detalle de la fachada de la sede social de la empresa eléctrica Endesa en Madrid. EFE/Archivotelecinco.es
La eléctrica Endesa ganó 2.120 millones de euros entre enero y junio, el 6,3% menos que en el mismo periodo de 2009, debido principalmente a las menores plusvalías logradas por la venta de activos, informó hoy la compañía, que apuntó que sin extraordinarios el resultado crece un 4%.
El resultado bruto de explotación (Ebitda) se situó en 3.850 millones de euros, con una mejora del 3,1% que la compañía atribuyó a los "buenos resultados de la estrategia combinada de ventas, generación y compra de energía y a las políticas de eficiencias y sinergias y pese ala disminución en la generación de electricidad".
Durante la presentación ante analistas de las cuentas de los seis primeros meses, el consejero delegado de Endesa, Andrea Brentan, dijo que la subida de la luz es "ineludible" y apuntó que ésta puede verse reducida si se ajustan las primas a la fotovoltaica y si la financiación del coste de las renovables, que ahora corre a cargo sólo de las eléctricas, se reparte entre todo el sector energético.
Respecto al proceso de colocación del déficit de tarifa, Brentan, cuya compañía ha recurrido la congelación de la luz en julio, expresó su plena confianza en que se llevará a cabo "cuanto antes".
En cuanto al pacto energético que negocian el Ejecutivo y el PP, opinó que se trata de una "magnífica" oportunidad para introducir transparencia y estabilidad y para despejar las incertidumbres regulatorias, "siempre y cuando recoja una remuneración adecuada de las inversiones pasadas, presentes y futuras".
Preguntado por la aplicación de una tasa a los conocidos como "windfall profits" o "beneficios caídos del cielo" que supuestamente generan tecnologías baratas como la hidráulica o la nuclear al ser remuneradas como las más caras, el consejero delegado de Endesa afirmó que "no se puede gravar con un impuesto lo que no existe".
Brentan explicó que los retornos sobre las inversiones eléctricas "están por debajo de lo que sería razonable" y dijo que las centrales hidráulicas y nucleares están lejos de haber sido amortizadas y tienen pendiente de recuperación una parte importante de la inversión.
De vuelta a las cuentas del primer semestre, la generación de electricidad de Endesa cayó el 12,3%, hasta los 61.745 gigavatios hora (GWh), en tanto que las ventas de energía se situaron en 85.772 GWh, con un aumento del 2,2%.
Las sinergias logradas entre Endesa y Enel aportaron 310 millones de euros y otros planes de eficiencia contribuyeron con 42 millones al resultado en el primer semestre.
El negocio de España y Portugal aportó un Ebitda de 2.272 millones de euros, superior en un 4,1% al de un año antes, por la contención de costes.
El beneficio neto en la zona fue de 1.808 millones de euros, el 8,8% menos, por las menores plusvalías, en tanto que el precio medio de la electricidad en los mercados mayoristas bajó el 19,2% y la demanda se recuperó un 3,5%.
A pesar de la disminución del 16% en la generación de Endesa en España y Portugal, los ingresos por ventas subieron un 73,5% por las mayores ventas a clientes liberalizados y por la introducción en julio de 2009 de la comercialización de último recurso.
En Latinoamérica, la eléctrica logró un beneficio de 312 millones de euros en los seis primeros meses del año, el 11,4% más, y mejoró su Ebitda un 1,6%, hasta los 1.578 millones de euros.
Estas resultados se debieron a una evolución positiva de la demanda de electricidad, particularmente en Brasil (9,2%) y Perú (7,8%); y al incremento de las ventas de electricidad en un 5,9%.
A 30 de junio, la deuda neta de Endesa era de 19.098 millones de euros, un 3% más que a finales de 2009, debido a la devaluación del euro y al incremento del déficit por actividades reguladas y sobrecostes de generación extrapeninsular que soporta la eléctrica y que asciende a 7.727 millones.