Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Endesa pronostica "ofertas muy agresivas" y por toda E.ON España, pero su interés es por activos concretos

La venta de los activos latinoamericanos aportará 1.600 millones adicionales al beneficio neto en el cuarto trimestre
Endesa considera que algunos de los agentes interesados en la compra de E.ON España podrían presentar "ofertas muy agresivas" por "todo el paquete", si bien la eléctrica mantiene su interés por adquirir solo unos activos concretos y no ha decidido aún si acude o no a la parte final del proceso.
"Conocemos muy bien los activos. Endesa los vendió en su momento a Enel y Enel se los vendió a E.ON. Hemos decidido no ofrecer por la totalidad, solo por los activos de suministro y distribución, aunque sabemos que podría haber ofertas por todo el paquete", afirmó el consejero delegado de la compañía, José Bogas, en una conferencia con analistas.
"Estamos seguros de que podría haber otros agentes que podrían presentar ofertas muy agresivas", señaló, antes de explicar que Endesa "analiza diferentes posiciones" y no ha tomado aún una decisión sobre si "formulará o no" una oferta final por E.ON España.
En caso de hacerlo, la eléctrica lo hará porque estaría "absolutamente convencida" de que la operación servirá para generar valor. "En caso contrario, tenemos la posibilidad de elevar nuestro 'pay out' en el futuro", esto es, de mejorar la política de reparto de dividendos, señaló.
Durante la conferencia, Bogas insistió en este último aspecto. Si no hay compras, "la compañía está preparada para utilizar el flujo de caja adicional para dar una remuneración adicional a los accionistas", avanzó.
Por otro lado, Endesa ha anunciado un impacto positivo de 1.600 millones sobre el beneficio neto en el cuarto trimestre del año procedente de la venta de los activos latinoamericanos a Enel.
Además, la empresa parte de una previsión de beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 2.500 millones para 2014 con la que se siente "muy cómoda" y que podría aumentar a cierre del ejercicio a unos 2.900 millones, explicó Bogas.
En cuanto al dividendo, y una vez distribuidos esta semana los dos pagos extraordinarios por 14.600 millones, la compañía se ha planteado elevar la retribución al accionista "como mínimo" a un ritmo anual del 5% en 2015 y en 2016.
DÉFICIT DE TARIFA, CERCA DE CERO.
En cuanto al déficit de tarifa, el consejero delegado de Endesa consideró que será "cero" en 2014. "Podría haber 200 millones de superávit o 200 millones de déficit, pero pensamos que el resultado tenderá a cero", indicó.
Para lograr el equilibrio, Endesa confía en una recuperación de la demanda de electricidad en el segundo semestre del año, al abrigo del aumento del consumo privado ya detectado en otros ámbitos de la economía. Los precios de la electricidad del cuarto trimestre serán "muy parecidos" los del tercero, pronosticó.