Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Esade considera "probable" que Reino Unido "se empobrezca y permanezca aislada" tras el 'Brexit'

El profesor emérito de Banca y Finanzas Internacionales de Esade Robert Tornabell considera que es "probable" que Reino Unido "se empobrezca y permanezca aislada" tras su salida de la Unión Europea.
Tornabell opina que, como advirtió el Fondo Monetario Internacional (FMI), el 'Brexit' conducirá a Reino Unido a una recesión en 2017 y a una pérdida de 5,5 puntos en su economía hasta 2019. En su opinión, dado que casi la mitad de sus exportaciones se dirigen a Europa, el acceso al Mercado Único es "vital" tanto para la 'City' como para atraer inversiones directas del extranjero.
En su opinión, los bancos centrales, especialmente el Banco Central Europeo (BCE) y la Reserva Federal (Fed), pero también el Banco Nacional de Suiza, el de Suecia, el Banco de Japón y el Banco Nacional de China, "se verán obligados a dar apoyo a la libra esterlina".
"Tendrán que comprar deuda soberana en libras y, posiblemente, darán liquidez a las Bolsas para que las acciones y la deuda corporativa de las compañías británicas no se hundan", asegura.
Por su parte, el profesor de Derecho de Esade Law School y titular de la Cátedra Jean Monnet-Esade, José María de Areilza, advierte de que el Partido Conservador sufrirá una escisión profunda y "la sociedad británica quedará partida en dos".
"Un país no se juega su futuro tirando una moneda al aire ni somete a estrés su estabilidad jurídica y política por un problema concreto de un partido", ha cuestionado.
En su opinión, ante un escenario de incertidumbre legal, política y financiera "conviene sacar con urgencia lecciones de cara al futuro y, en adelante, reconectar a la UE con las inquietudes de los ciudadanos que se sienten relegados", así como "no usar la democracia directa para decidir cuestiones tan complejas que dividen un país en dos".