Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Escepticismo político económico y social ante la ley de Economía Sostenible

El presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, participó hoy en Salamanca en una convención regional del PP de Castilla y León, en la que también intervino Juan Vicente Herrera, que dirige el partido y el Gobierno regional. EFEtelecinco.es
Políticos y agentes económicos y sociales se mostraron hoy escépticos ante el anteproyecto de Ley de Economía Sostenible que aprobó hoy el Consejo de Ministros ante la falta de concreción en las medidas que contiene.
Para el presidente del PP, Mariano Rajoy, la nueva ley es la consecuencia de "una cadena de anuncios" que nunca terminan y una medida que "sólo empeora las cosas".
El líder de los populares recordó hoy, con ironía, que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ya anunció la ley en mayo en el debate sobre el estado de la nación "y tuvo un gran éxito, consiguió titulares y grandes portadas, pero nadie sabía lo que era. Hoy tampoco".
En su opinión, una norma como esta es "sólo el enésimo anuncio de una cadena de anuncios que no termina nunca".
El portavoz económico del PP, Cristóbal Montoro, calificó también la nueva ley como una "Odisea en el Espacio" y aseguró que supone "rememorar los antiguos planes quinquenales" del pasado, al tiempo que señaló que es de "la época franquista" intentar buscar sectores productivos "campeones".
Más escéptico se mostró el coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, quien la calificó de "humo" y puso "en cuarentena" el anteproyecto de ley, puesto que los Presupuestos Generales del Estado para 2010 no incluyen partidas económicas que la respalden.
Lara denunció que existe una "profunda contradicción" para que se pongan en pie los principios de esa ley si para el próximo año se recortan los fondos presupuestarios estatales para investigación, desarrollo e innovación.
En este sentido también se manifestó el diputado de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares, quien, además de escepticismo, manifestó su preocupación porque, según dijo, su partido no sabe nada de esta ley ya que el Gobierno central "la ha guardado como oro en paño", pero ha mostrado su voluntad de que suponga "el inicio del cambio".
Desde el sindicato UGT, su secretario general, Cándido Méndez, pidió que la nueva norma sea "muy beligerante" en la lucha contra el fraude fiscal y la explotación laboral.
El líder sindical subrayó que esta ley puede emerger como un "buen instrumento" para el cambio del modelo productivo, aunque matizó que economía sostenible y nuevo modelo productivo significan "reforzar" la industria y el cambio tecnológico en España, algo que, brilla por su "gran ausencia" en el actual anteproyecto, lo que deberá "resolverse".
Para USO, según un comunicado de este sindicato, la futura norma tiene "más ruido que contenido" y es una huida hacia adelante para ocultar la "gravedad" de la situación y pretende garantizar un semestre "sin tensiones" para la presidencia española de la UE de enero a junio de 2010.
El presidente de la patronal tecnológica AETIC, Jesús Banegas, dijo hoy que el contenido del anteproyecto no compensa la reducción en I+D+i ni en inversiones en el Instituto de Comercio Exterior de los Presupuestos Generales del Estado de 2010 y señaló que se trata de una "carta a los Reyes Magos", de buena voluntad, pero limitada.
A su vez, los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) lamentaron que el anteproyecto no incluya medidas más concretas contra el fraude, mientras que el presidente de la Federación de Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, valoró que fije en 30 días el plazo que tienen las administraciones para pagar sus deudas a los autónomos y en 60 días para las operaciones en el sector privado.