Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Escrivá (AIReF) critica la "discrecionalidad" de la gobernanza fiscal europea

Dice que España logrará reducir el déficit al 3,6% del PIB en 2016 si aplican con rigor los acuerdos de no disponibilidad de crédito
El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá, ha criticado este jueves la "extraordinaria complejidad" de las reglas fiscales europeas, así como la "discrecionalidad" con la que, a su juicio, se aplican.
En el marco de la IV Jornada de auditoría del sector público, organizada por la Corporación de Auditores del Consejo General de Economistas, Escrivá ha asegurado que el marco fiscal europeo se compone de "muchas reglas que se cambian frecuentemente", lo que genera "muy poca consistencia" en su aplicación.
"Esto genera problemas de transparencia y de comunicación", ha añadido, para remachar que existe la sensación en Europa de que las reglas fiscales a las que están sometidos los Estados miembro de la UE son "un monstruo de reglas e instrumentos que no es eficaz".
ESPAÑA, EN LA SITUACIÓN DE FRANCIA.
Pero especial énfasis ha puesto Escrivá al hablar de la "discrecionalidad" en la aplicación de las reglas. Según ha recordado, la UE remitió su primera recomendación autónoma en marzo de 2014 con Francia como destinatario por su desviación de los objetivos de déficit.
Tras dicha recomendación, similar a la recibida este año por España, el país galo puso en marcha un programa de reformas, "en línea con el de España", con el que en mayo logró "el beneficio de la duda" de la UE.
Posteriormente, Francia solicitó en octubre de 2014 una relajación de su senda de reducción del déficit público y, según ha señalado Escrivá, "sin haber hecho lo que tenía que hacer, le revisaron la senda y nunca le aplicaron las sanciones". "Esto hace que la gente empiece a pensar de qué va esto; da sensación de discrecionalidad, que es la antítesis de las reglas", ha añadido.
Dicho esto, el presidente de la AIReF ha recordado que España se enfrenta ahora al mismo escenario, pendiente de que la UE evalúe a finales de este mes el programa de estabilidad 2016-2019 remitido por el Gobierno en funciones y si le impone una sanción por haber superado el objetivo de déficit público en 2015, del 4,2% al 5% del PIB.
El programa de estabilidad 2016-2019 contempla una relajación de la senda de estabilidad por la que la salida del protocolo de déficit excesivo --reducción del déficit por debajo del 3% del PIB-- se pospone a 2017. Si bien, las últimas previsiones de la UE indican que esto no será posible hasta 2018.
Hasta entonces, Escrivá sostiene que España puede cumplir con el nuevo objetivo de déficit del 2016, situado en el 3,6%, si se aplican con rigor los acuerdos de no disponibilidad de créditos adoptados tanto para el Estado como para las comunidades autónomas.