Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España rubrica un acuerdo con Arabia Saudí para la promoción y protección recíproca de inversiones

El Consejo de Ministros ha aprobado un acuerdo por el que se dispone la remisión a las Cortes Generales del Acuerdo entre el Reino de España y el Reino de Arabia Saudí para la promoción y protección recíproca de inversiones.
El acuerdo tiene por objeto fomentar la cooperación económica entre los dos países y favorecer los intercambios comerciales, creando unas condiciones favorables para las inversiones de cada uno de los países en el territorio del otro.
Las inversiones cubiertas por el acuerdo son, entre otras, la propiedad de bienes muebles e inmuebles, así como otros derechos reales tales como hipotecas, gravámenes y prendas; acciones, obligaciones o cualquier tipo de derechos o intereses en sociedades; derechos a aportaciones monetarias o a cualquier otra prestación que tengan un valor económico y estén relacionados con una inversión; derechos de propiedad intelectual e industrial; conocimientos técnicos y fondo de comercio; derechos a realizar actividades económicas y comerciales otorgados por ley o en virtud de un contrato, incluidas las licencias, permisos o concesiones otorgados de conformidad con las leyes.
Las inversiones no serán sometidas a nacionalización o expropiación, salvo que la medida se tome por razones de utilidad pública, con arreglo al procedimiento legal, de manera no discriminatoria y mediante el pago de una indemnización al inversor. También se contempla el tratamiento que debe aplicarse, a título de compensación, en caso de daños o pérdidas.
Por último, se garantiza a los inversores la libre transferencia, sin demora, de todos los pagos y rentas de la inversión, y se establece, asimismo, el principio de aplicación de las condiciones más favorables a los inversores, el principio de subrogación y los procedimientos a seguir para la solución de controversias.