Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España, el país de la OCDE donde más se agravó el problema de la deuda pública durante la crisis

España es el país perteneciente a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) donde se produjo el mayor incremento de la deuda pública en términos relativos durante el periodo de recesión, según se desprende de un informe elaborado por el organismo internacional sobre la Administración Pública.
En concreto, la deuda bruta pública de España creció en 75,1 puntos porcentuales del Producto Interior Bruto (PIB), el mayor avance en términos relativos de entre todos los miembros del 'club de los países ricos', incluso por delante de Eslovenia (+73 puntos porcentuales), Portugal (+71,1) y Grecia (+68,8). Estos dos últimos países fueron rescatados de la crisis, mientras que en España fue el sector bancario el que recibió la ayuda.
Al otro lado de la balanza, países como Noruega, Suiza e Israel, lograron reducir sus niveles de deuda durante la última recesión, en 16,7 puntos porcentuales, 5,2 y 2,1, respectivamente.
El nivel de deuda máximo en esos ocho años se determinó en un 221,8% sobre el PIB en Japón, lo que supone duplicar el valor de todo lo que el propio país es capaz de generar durante un año.
A Japón, le sigue Grecia como el segundo país con mayor deuda pública (186,6%), Italia (157,5%) y Portugal (149,2%). España se situó en el séptimo puesto con un nivel de deuda del 116,85%, por encima de la media de la OCDE, que se situaba en el 112% en 2015. El porcentaje de deuda pública en la OCDE aumentó un 73% desde 2007 hasta el 2015.
Los países con menor nivel de deuda en el periodo fue Estonia (13%), Chile (24,5%), Turquía (27,4%) y Luxemburgo (30,7%).
EL GASTO, EMPLEO E INVERSIÓN PÚBLICO
El gasto público medio de los gobiernos de los países de la OCDE en 2017 fue del 40,9% sobre PIB, frente al 38,8% de 2007. Asimismo, el número de empleos públicos en relación al número de empleados total, se mantuvo prácticamente estable, con un avance de cuatro décimas, hasta representar el 18,1% del total.
Concretamente, el gasto público en porcentaje sobre PIB es más elevado en Francia (56,5% en 2016), seguido de Finlandia (56,1%) y Dinamarca (53,6%). El menor gasto se registró en México (24,5%), Irlanda (29,5%) y Corea (32,4%).
Por otro lado, España se coloca como uno de los países de la OCDE donde más empleo público se creó durante la crisis, frente a Reino Unido e Israel, los miembros donde más cayó esta variable.
El gasto social, por su parte, se elevó durante la crisis desde el 37% de 2007 hasta el 41% que alcanzó en 2015. No obstante, la inversión pública disminuyó en 1,6 puntos porcentuales, hasta suponer un 7,7% de la inversión total.
El gasto en protección social en España también fue uno de los puntos más destacables, ya que aumentó entre 2007 y 2015 en 6,2 puntos porcentuales hasta representar el 39,1% del total y situarse así por encima de la media de la OCDE.