Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España es el país de la OCDE con mayor diferencia en tasa de desempleo entre regiones

España es el país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en el que existe más diferencia entre la región con la tasa de desempleo más baja frente a aquella con la más elevada, según recoge el organismo en un informe sobre la disparidad regional.
La OCDE destaca que a finales de 2013 Ceuta registraba una tasa de paro del 34,5%, lo que supone 20,3 puntos porcentuales más en comparación con el 14,2% del País Vasco. Esta brecha sitúa la diferencia entre las regiones españolas por encima de la que existe entre las italianas.
Asimismo, la organización recuerda que en el conjunto de España la tasa de paro en 2013 fue del 24,3%, frente a la media del 8% de la OCDE. De hecho la tasa media de las regiones con menos paro es del 17%, el doble que en el conjunto del organización.
La OCDE señala que desde la crisis de 2008, en la mitad de los 34 países miembros han aumentado las diferencias entre las regiones de un país con mejor calidad de vida para sus ciudadanos en comparación con las que tienen el peor resultado.
En esta línea, también subraya que en diez de los países que forman parte de la organización más del 40% del aumento del desempleo se ha concentrado en una única región.
El informe de la OCDE examina nueve aspectos que configuran las condiciones materiales de los ciudadanos (ingreso, empleo y vivienda) y su calidad de vida (salud, educación, entorno, seguridad, acceso a los servicios y participación cívica).
La medición de estos nueve aspectos mediante un conjunto de indicadores comparables en 362 regiones de los 34 países de la OCDE muestra que los resultados del bienestar se materializan de manera muy distinta en cada lugar.
De hecho, señala que las diferencias en el bienestar a menudo son más grandes entre las regiones de un mismo país que entre las de diferentes países. "Por ejemplo, la diferencia en los niveles educativos de los trabajadores entre el País Vasco y Andalucía es similar a la que existe entre España y Suecia", agrega.
En este sentido, advierte de que esas disparidades regionales pueden aumentar los costes sociales, hacer que peligre la cohesión social y socavar el desempeño nacional. Además, subraya los países con la mayor disparidad regional en los datos de empleo, educación y acceso a los servicios también registran resultados en bienestar más bajos a nivel nacional.