Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España aportaría 2.000 millones de euros para ayudar a Grecia

El presidente del Gobierno español exige a la UE una respuesta conjunta a los problemas de Grecia. Video: ATLAStelecinco.es
El jefe del Ejecutivo español y presidente de turno de la UE, José Luis Rodríguez Zapatero, ha compartido un desayuno de trabajo con el presidente estable del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, para analizar la cumbre de los Veintisiete que comienza esta tarde. Ambos coinciden en que es necesario actuar ya para ayudar a Grecia.
Si los dieciséis miembros de la Eurozona acuerdan esa ayuda, a España le correspondería asumir en torno a un 12,5 por ciento por el peso de su PIB en la zona euro y por su población, lo que se traduciría, según informaron las fuentes, en unos 2.000 millones de euros.
Desde el presidente del PP, Mariano Rajoy, ha expresado sus reticencias a que España aporte 2.000 millones de euros y ha defendido que ese asunto se debata en el Parlamento.

El líder de la oposición española ha defendido la intervención del Fondo Monetario Internacional (FMI) en la resolución del problema de Grecia. A su juicio, expresar ese compromiso es "una afirmación absolutamente alegre". 

En Europa, a priori, sólo Alemania está en contra de ayudar a Grecia.En una declaración de gobierno ante el Bundestag, Angela Merkel ha recordado que hasta ahora no ha sido necesario gastar un euro en ayudas y ha subrayado que este país no ha caído en la insolvencia, ha presentado un ambicioso plan de ahorro y ha logrado colocar con éxito su deuda pública en los mercados internacionales.
 
Riesgo para Europa
 
Merkel también apuesta por la intervención del FMI.  La jefa del gobierno alemán ha reconocido, sin embargo, que la insolvencia de un solo miembro de la Eurozona puede traer consigo "gravísimos riesgos" también para Alemania, pero se ha mostrado convencida de que la situación actual será superada con éxito por la Unión Europea.
 
"Hay que ayudarle, porque no hacerlo tendrá una influencia sobre todos los demás que no van tan bien, como España y Portugal, como Inglaterra, como Francia", ha afirmado Viviane Reding, comisaria europea de Justicia y una de los siete vicepresidentes de la CE, en unas declaraciones a la radio belga RTL.

A pesar de todo, los líderes de los países integrantes del Eurogrupo -los dieciséis que comparten el euro- barajan la posibilidad de convocar esta noche una reunión para intercambiar puntos de vista sobre los mecanismos de ayuda financiera a Grecia.

Los han asegurado fuentes diplomáticas después de que fracasaran los intentos de reunir al Eurogrupo a primera hora de esta tarde, justo antes de que comenzara el Consejo Europeo, para analizar cómo afrontar el problema griego.

Las conversaciones existentes en la actualidad apuntan a que, en caso de que se avanzara en la propuesta, los jefes de Estado o de Gobierno de los dieciséis países del euro se reunirían inmediatamente después de la cena de la cumbre de Bruselas en la que participan junto al resto de colegas de los Veintisiete. EBP