Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España dispuesta a analizar el plan de Opel con los otros países afectados

El Gobierno español está dispuesto a evaluar el plan presentado por General Motors (GM) para salvar Opel, su filial europea, con los otros países de la UE en los que el fabricante tiene factorías, señaló hoy el secretario de Estado español para la Unión Europea, Diego López Garrido.
El comisario europeo de Industria, Günter Verheugen, propuso hoy un encuentro de los cinco países comunitarios que tienen plantas de Opel -España, Alemania, Reino Unido, Bélgica y Polonia- para analizar la grave situación que atraviesa la compañía y coordinar su respuesta a la petición de ayudas públicas para evitar su quiebra.
"Si se convoca una reunión, acudiremos", indicó López Garrido en una pausa del Consejo de Ministros de Industria de la UE en Bruselas, en el que, entre otros asuntos, se habló sobre la crisis de la industria automovilística europea.
GM ha propuesto a las autoridades europeas segregar Opel para garantizar su supervivencia, pero para ello reclama una ayuda pública de 3.300 millones de euros.
El constructor tiene una planta en España (Figueruelas, en Zaragoza), cuatro en Alemania, dos en Reino Unido, una en Bélgica y otra en Polonia.
El secretario de Estado español reconoció que la propuesta de GM "entraña dificultades", sobre todo por el riesgo de que el dinero acabe utilizándose para apoyar a la matriz estadounidense y no a la filial europea.
"La base del plan sería la nítida separación entre la división estadounidense y la europea", dijo López Garrido.