Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España retrocede dos puestos, hasta el 49 de 157 países, en el ranking de libertad económica

España se sitúa en el puesto 49 del Índice de Libertad Económica en el Mundo en el año 2015, en el que obtiene una puntuación media de 7,27 puntos, empatando con Honduras y Panamá, de un total de 157 países, con lo que retrocede dos puestos respecto a la anterior edición.
Así consta en el índice, elaborado por los institutos CATO y Fraser y presentado por el presidente de la CEOE, Joan Rosell, el presidente de Editorial Ecoprensa, Alfonso de Salas, y el director de El Economista, Amador G. Ayora, que sitúa a España por encima de la media mundial (6,86 puntos) y por delante de Francia e Italia, pero alejada de Alemania y de los Países Nórdicos, tras perder tres décimas en el ranking.
El presidente de Freemarket Corporative Intelligence, Lorenzo Bernaldo de Quirós, ha explicado España tuvo un avance "sin precedentes" entre 1995 y 2004, cuando inició un "periodo de decadencia y declive que no se ha invertido", con retrocesos en el último índice en aspectos como el tamaño de Estado, en el que España se sitúa en el puesto 116 por el aumento de impuestos y por la aceleración del proceso de transferencias, o la regulación de la actividad empresarial, en el puesto 123, por las trabas burocráticas.
Bernaldo de Quirós ha apuntado que España avanza en las cosas que "no dependen de nosotros", como en libertad de comercio internacional, ya que en lo que le compete "no se han producido avances, sino retrocesos", por lo que ve "vital" cambiar el horizonte económico español.
En este sentido, el presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha reclamado que se debe tener las "ideas claras" para elaborar "normas sencillas" y leyes de "dos líneas" ante el elevado número de normas que compone el "complejo" entramado legislativo español, compuesto por más de 175.000 normas.
Los factores que determinan una mayor o menor libertad económica en un país tienen que ver con el poder de elección personal, el intercambio voluntario, la libertad de entrada a los mercados y de competencia, la seguridad de las personas y la garantía de la propiedad privada.
Si se analiza el área de "acceso a una moneda sana", se constata que, gracias al euro, España alcanza los 9,87 puntos y se sitúa en la segunda posición en el ámbito global, mientras que su segunda mejor nota la consigue por su sistema jurídico y derechos de propiedad, con 6,44 puntos y el puesto número 29.
A continuación, destaca por su libertad de comercio internacional, que suma 7,61 puntos y se posiciona en el puesto 74, seguido de la regulación, (6,73 puntos y puesto 107).
Dentro de ésta, la regulación del mercado de crédito en España obtiene 8,73 puntos (puesto 77) a nivel global; la del mercado de trabajo 5,41 puntos (puesto 118) y la regulación de actividad empresarial 6,05 puntos (puesto 123).
El informe muestra que Hong Kong y Singapur ocupan, una vez más, las dos primeras posicoines, seguidos de Nueva Zelanda, Suiza, Emiratos Árabes Unidos, Mauricio, Jordania, Irlanda, Canadá y empatados en el décimo puesto el Reino Unido y Chile.
Por el contrario, los países con menor puntuación son Angola, Zimbaue, República Centroafricana, Argelia, Argentina, Siria, Chad, Libia, República del Congo y, de nuevo en último lugar, Venezuela.
EL PERJUICIO DEL 'BREXIT'.
Respecto a la repercusión del 'Brexit' en el índice, Bernaldo de Quirós ha señalado que el Reino Unido es la décima economía más libre del índice y la segunda de la OCDE, por lo que su evolución dependerá del acuerdo que alcancen Bruselas y Londres.
En todo caso, ha augurado que Reino Unido puede convertirse en "un Singapur o Hong Kong a la europea o en un Reino Unido que se encierra en sí mismo", y ha advertido de que la balanza por cuenta corriente y turística española "va a sufrir" por la salida del país británico de la UE, sobre todo teniendo en cuenta que el Reino Unido es el primer país de inversiones españolas en el exterior. "En el corto plazo la economía británica y europea sufrirán", ha añadido.
De su lado, el presidente de la patronal ha lamentado la decisión al perderse un "aliado estratégico y fundamental" y ha opinado que se tendría que haber hecho "muchísimo más" en convencer a los ingleses del beneficio de pertenecer a la UE, si bien considera que al final las empresas "se adaptarán" a la nueva situación.