Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España mejora en la seguridad de sus pensiones pero sigue en posiciones bajas, según Natixis

España ha escalado cuatro puestos en seguridad en la jubilación y ocupa actualmente el lugar número 33 de 43 países, según la edición 2017 del índice mundial de pensiones de Natixis Global Asset Management, que advierte de que, pese a esta mejora, España aún sigue figurando en posiciones bajas.
Este índice estudia factores que determinan la seguridad en la jubilación y ofrece un baremo para comparar las mejores prácticas en las políticas de jubilación de los países analizados.
Para puntuar la seguridad en la jubilación se tienen en cuenta cuatro factores que influyen en la vida de los pensionistas: la dimensión financiera, el bienestar material, la salud y la calidad de vida.
Entre los países que se sitúan a la cabeza del índice en lo que respecta a la seguridad de la jubilación, el norte de Europa se encuentra entre los diez primeros, con Noruega en primera posición, seguida de Suiza, Islandia, Suecia, Nueva Zelanda, Australia, Alemania, Dinamarca, Países Bajos y Luxemburgo.
España se sitúa en la parte baja de la clasificación, en el puesto 33, por detrás de Portugal (32), Lituania (31), Hungría (30), Italia (29), Polonia (28) y Singapur (27) y por delante de Letonia (34), Chipre (35), Chile (36), México (37) y China (38).
El avance de España en la clasificación se ha debido al aumento de su puntuación general hasta el 57%. Ello es consecuencia de la mejora de los indicadores de bienestar material y de calidad de vida, mientras que los subíndices de finanzas y salud se han mantenido estables.
En el subíndice de finanzas en la jubilación, España se encuentra entre los diez últimos países debido al indicador de deuda pública.
La directora general para Iberia y Latinoamérica y responsable del área US Offshore de Natixis Global AM, Sophie del Campo, ha animado a las instituciones españolas tanto públicas como privadas a instrumentar soluciones y productos que den respuesta a un número cada vez mayor de jubilados y a sus distintas necesidades.
"Dado que la esperanza de vida continúa aumentando, los inversores españoles realmente deben comenzar a plantearse seriamente su futuro financiero y asumir su responsabilidad al respecto. Necesitamos animarles a comenzar a ahorrar más para su jubilación, mientras que el conjunto del sector financiero debe ofrecerles soluciones optimizadas", ha indicado Del Campo.
Para Natixis, la inversión en función de criterios medioambientales, sociales y de gobierno (ESG) podría convertirse en una puerta de entrada para que los nuevos inversores individuales comiencen a ahorrar y a planificar su jubilación.